ORIENTE-OCCIDENTE

LA INVASIÓN DE LOS “MAURI”

MAURI WEB copia

LA INVASIÓN DE LOS “MAURI”

En este artículo analizamos dos incursiones de los “mauri” o moros en España durante el siglo II d.C. Y como de costumbre, tratamos de hallar un posible e hipotético paralelo moderno con nuestro método.
Aprovecho para indicar que el término “moro” no tiene en principio ningún matiz negativo. Viene de la palabra romana “mauri”, es decir, habitante de “Mauritania”. En la Antigüedad, “Mauritania” es sinónimo de todo el Magreb, no solo del país actual con el mismo nombre.

Como en nuestros días, la Hispania romana (España) dominaba la costa del actual Marruecos (Ceuta, Melilla, etc.). Esta zona era llamada “Hispania Transfretana” o de más allá del estrecho (“fretum” en latín). En el interior de la “Mauritania Tingitana” (de Tánger, Marruecos), se gobernaba a través de acuerdos con líderes locales de los mauri o moros.

Parece ser que estos “mauri” eran bereberes establecidos en las inmediaciones del Rif y cerca de la costa. Cruzaban el estrecho que separa Marruecos de España cuando el gobierno romano de Hispania (España) era débil. Parece ser que el propósito de estas escaramuzas era realizar acciones de rapiña en la rica Bética (Andalucía). Se cree que eran bandas de saqueadores sin verdadera capacidad de conquista, pero que más adelante llegaron a sitiar alguna ciudad como veremos. Los datos históricos que doy a continuación se encuentran en la enciclopedia Larousse.

LA PRIMERA INCURSIÓN 171 D.C.
Está fechada entre el 169 y el 172 d.C., más concretamente hacia el 171 d.C.
Los mauri hicieron una incursión que fue frenada desde Itálica por la legión VII Gémina al mando del legado Aufinius Victorinus.

Esfuerzos diplomáticos se realizaron desde Roma entre 173 y 175 d.C. para que estas incursiones no volvieran a producirse. De hecho parece que el norte de África momentáneamente se une en lo militar a Hispania para robustecer su defensa, constituyendo la “Nova Hispania Ulterior Tingitana”.

LA SEGUNDA INCURSIÓN 177-180 D.C.
La segunda incursión se fecha entre el año 177 a 180 d.C con preferencia al 177 d.C.
En esta ocasión la incursión de la Bética (Andalucía) fue más grave, y se extiende a Lusitania (Portugal) y Tarraconensis (Cataluña).

Los mauri además sitiaron la ciudad de Singilia Barba, cerca de Antequera (Málaga).
Pero ahora los romanos estaban mejor preparados y tenía ademas a la legión III Augusta acampada en el norte africano, al parecer en Lambaesis (Tazoult, Argelia).

Tanto en Itálica (Sevilla) como en Singilia Barba (Málaga) tenemos inscripciones agradeciendo la victoria romana sobre los mauri en esta invasión. El vencedor fue el militar romano C. Vallio Maximiano, destinado en Mauritania Tingitana.
En Itálica leemos: “provinciam Baeticam caesis hostibus paci pristinae restituerit” (“en la provincia Bética, mató a los enemigos y restituyó la paz”.)
Y en Singilia Barba se escribió: “municipium diutina obsidione et bello maurorum liberatum” (“municipio largamente asediado y liberado en la guerra de los moros”.)

¿HABRÁ UN PARALELO MODERNO?

Según el método, la fecha de una primera incursión paralela a la del siglo II, sería alrededor del 2016 d.C. La segunda invasión, de mayor envergadura, ocurriría aproximadamente hacia el 2022 d.C.
Una incursión de los “mauri” en nuestros días no es nada inverosímil. Todos sabemos la amenaza yihadista que pende sobre la península, así que un atentado o un conflicto terrorista no sería nada de extrañar. Solo por citar algunos titulares entre tantos, en http://www.elconfidencialdigital.com a fecha 26/12/2014 dice: “El califato islámico está ya a 50 kilómetros de España. Inquietud en los servicios de seguridad. Los grupos yihadistas de Argelia y Túnez han jurado lealtad al ISIS. El aumento de los seguidores del Estado Islámico (EI) en Argelia, la fundación del grupo Soldados del Califato y las crecientes muestras de apoyo en Marruecos preocupan a los servicios antiterroristas de España. El califato islámico está ya a 50 kilómetros de España: es la distancia que separa Argelia de Melilla”. Y en el ABC de Sevilla a fecha 3/3/2015 leemos: “En alerta contra el yihadismo. La Consejería de Justicia está formando a policías locales y autonómicos para prevenir este terrorismo”.

En el caso de que un futuro ataque así fuera posible, es muy interesante analizar la posición de los destacamentos militares que podrían parar la escaramuza terrorista. Estados Unidos ha comenzado ya a hacerse cargo del norte de África de una manera más cercana debido a esta amenaza. De hecho en 2008 se crea el AFRICOM o Mando Americano para África, que desde entonces busca una megabase militar en el continente.

En http://www.elimparcial.es a fecha 26/3/2008 leemos sobre la gigantesca base americana en construcción frente a las Islas Canarias, en Tan Tan (Marruecos). El artículo señala claramente tres objetivos para este destacamento:
1º) Controlar a los yihadistas del Sahara/Sahel.
2º) Vigilar a los petroleros que pasan por allí desde el Golfo Pérsico.
3º) Proteger las conducciones de gas que se están construyendo entre Nigeria y Argelia.

En un noticiario web libanés llamado http://www.almanar.com, aparece la siguiente noticia con fecha del 14/5/2014: “Argelia ha rechazado una demanda estadounidense para establecer una base militar en el país norteafricano, señaló un informe. Fuentes locales en Argelia dijeron que EEUU ha pedido una base militar en ese país como parte de su plan para expandir su vigilancia en el continente africano”.
Tal vez, si esa hipotética primera incursión yihadista se produjera, Argelia accedería de buen agrado a tener en su territorio una base americana. Ya vimos como permitió establecerse a las legiones romanas en el siglo II. De todos modos, el interés norteamericano de tener una base en Argelia ya es un hecho. De no realizarse este acuerdo, tal vez la base de Tan Tan sea la sustituta moderna de la anterior base romana en el país argelino.

Por último, la legión romana estacionada en Itálica, nos recuerda a la base militar americana en Morón de la Frontera. Esta base se encuentra a apenas 60 km de los restos de la antigua Itálica. Una reciente noticia de http://www.rtve.es para el 2015/05/29 decía:
“El Gobierno ha autorizado hoy el acuerdo de modificación del convenio entre España y EE.UU. por el que se transforma Morón en base permanente -ahora temporal- de despliegue de las fuerzas estadounidenses para operaciones en África, que permite una presencia de hasta 2.200 militares y 500 civiles en estas instalaciones”.

Ya como conclusión, decir que no creo que nadie pueda saber exactamente qué ocurrirá en el futuro, ni si tal incursión moderna de los “mauri” pudiera siquiera repetirse o no. En el mejor de los casos, tanto las fechas como las localizaciones solo pueden ser aproximadas. Sin embargo, publico este artículo para mostrar que el escenario mundial en el norte de África de hoy es sumamente parecido al del siglo II d.C. De eso no hay duda. Esperemos que estos actos violentos en forma de guerra y terrorismo jamás tengan lugar, que haya paz, y que en este caso, la historia no se repita.

ADNHISTORIADELARTE.COM        JOB FLORES FERNÁNDEZ 2015 (C)

Anuncios

LA INVASIÓN DE PARTIA ¿O LA DE IRAK?

HATRA copia

LA INVASIÓN DE PARTIA ¿O LA DE IRAK?

No seré el primero que relacione a Roma con Los Estados Unidos y a los partos con los iraníes e iraquíes. El profesor Robert Cousland de la Universidad Britanica de Columbia ya lo hizo en su charla titulada “Roma, Partia y el Eje del Mal” (1).Bajo el título “El Imperialismo en Iraq” (2), Daniel Raisbeck detalla el parecido entre las guerras de Roma con Partia a las de Estados Unidos con Irak-Irán.
Nosotros nos sumamos a investigar sobre este tema, eso sí, con la rigurosidad cronológica que caracteriza a nuestro método de estudio de la historia cíclica.

El “eje del mal” del tiempo de Roma eran los partos, asentados entre el actual Irak e Irán. El sentido del conflicto es ya verdaderamente actual. Veamos que nos dice el eslabón de “ADN histórico” paralelo a nuestra época. Aplicaremos el mismo margen de tiempo que seguimos en todos nuestros artículos y veamos que ocurría entre occidente y oriente en un momento histórico paralelo al nuestro.

LAS CONQUISTAS DE TRAJANO Y EL PACTO DE BAGDAD
En su época de mayor expansión, el Imperio Romano abarcó Mesopotamia y Persia.
Era la época del emperador Trajano. En la exitosa campaña de los años 113-116 d.C. creó las provincias romanas de Mesopotamia y Asiria (ambas en el actual Irak).
Las tropas romanas fueron seguidamente retiradas por Adriano en el 117 debido a la multitud de rebeliones que estallaron desde Mesopotamia a Alejandría y el Levante (2) contra la campaña de anexión romana.

Según nuestro método, esta campaña romana sería paralela al margen de tiempo transcurrido entre 1950 y 1960. En esa época tuvo lugar el llamado “Pacto de Bagdad” (3) o CENTO (1955). Lo formaban Reino Unido y Turquía con Irak, Irán y Pakistán. En 1958 Estados Unidos se une al comité militar. Era una especie de OTAN o acuerdo militar amistoso que permitía a los occidentales acceso a bases militares en estos países de Oriente y poder contener así la influencia del comunismo.
Pero el golpe de estado en Iraq hace que este salga de la alianza en 1959. Poco a poco, estas “provincias orientales” de occidente son abandonadas a su suerte.

EL IMPERIO PARTO EN GUERRA CIVIL: IRAK EN GUERRA CONTRA IRÁN.
El Imperio Parto estaba por entonces divido en dos partes, la Occidental (Iraq) con su monarca Vologases IV; y la Oriental (Irán) con Vologases III como rey. El Imperio parto se sumió en una guerra entre ambas mitades hasta el año 140 aproximadamente (4).

Siguiendo nuestra cronología, estamos rondando los años de 1980-1990.
efectivamente, entre 1980-88 tuvo lugar la guerra Iraq-Irán, en la que Iraq invadió Irán. El resultado de la guerra fue ambiguo, y ambas potencias se adjudicaron la victoria.

LA INVASIÓN DE KUWAIT Y LA ESTATUA DE BRONCE DE BAGDAD

El rey de Imperio Parto Occidental (Irak) invadió el reino helenístico de Caracene (Kuwait) en el año 151 d.C.(5) Esto lo corrobora una estatua de bronce de un “Hércules” hallada en 1984 donde aparece la fecha de la guerra. La estatua de bronce fue erigida en Seleucia de Tigris (a 35 kilómetros de Bagdad) como recordatorio de la victoriosa invasión de los partos (Iraq) sobre Caracene (Kuwait). Aún así, el reino de Caracene (Kuwait) siguió manteniendo su propia línea de gobernantes.

Siguiendo nuestra secuencia histórica, el momento histórico del año 151 d.C. corresponde con algún momento entre los años 1990-2000.
Efectivamente, en 1990 Iraq invade Kuwait y se desata la Guerra del Golfo Pérsico (1990-91/1995) (6). Más tarde, Saddam Hussein erigió una famosa estatua de bronce de sí mismo victorioso en Bagdad. Tal vez algún resto de esta estatua sea encontrada dentro de 2000 años como ocurrió con el “Hércules de Seleucia de Tigris” ya mencionado.

LA INVASIÓN DE PARTIA O DE IRAK
En 155 comenzaron las disputas entre los partos y Roma. La guerra y la invasión de Partia (162-166) en tiempos de Marco Aurelio, incluyó el saqueo de la capital de Ctesifonte y Seleucia de Tigris, ambas a pocos kilómetros al sur del actual Bagdad. (7)
El resultado de la victoria romana incluyó que el Imperio Parto perdiera el norte y la parte occidental de su territorio. (8)

Esta historia nos suena bien reciente. Si seguimos matemáticamente nuestra secuencia, estamos en los años que van entre el 2000 y el 2015.
Los nuevos “romanos” de occidente invadieron Iraq y saquearon Bagdad en la Guerra de Iraq (2003-2011) (9)
Como bien sabemos, desde este conflicto bélico, el norte y el oeste del país esta perdido y descontrolado en medio de la guerra orquestada por Estados Unidos contra el Estado Islámico.

EL PRIMER REINO ÁRABE AL NORTE DE BAGDAD
Durante la Guerra Pártica anteriormente mencionada, una ciudad al norte de Bagdad ganó independencia. Es el llamado Reino Árabe de Hatra.
La Enciclopedia iránica dice: “Hatra floreció en el siglo segundo, que fue posible gracias a la debilidad del Imperio Arsácida y al papel de Hatra (al menos temporalmente) como un estado tapón entre las dos grandes potencias en el Este y el Oeste”. (11)
La UNESCO define a Hatra como “una ciudad fortificada situada en la antigua zona de influencia del Imperio Parto que fue capital del primer reino árabe y raíz de las ciudades árabes islámicas.” Su líder tomaba el título de “Rey de los Árabes”.(10)

Hatra no era como las ciudades helénicas de su entorno: era una teocracia. Los expertos como Daniel Schlumberger (11) afirma que no hay palacios civiles en Hatra, sino solo solo templos. En la obra “Hatra: una Meca preislámica”, la doctora Lucinda Dirven deja claro su carácter teocrático. “Hatra” significa “cercado o recinto” y es que la entera ciudad era
un lugar santo dedicada por entero al dios solar asirio Shamash. Es por eso que se consideraba invencible. Y dentro de ella regía una dura ley religiosa. En sus puertas se advertía: “Si alguno roba dentro de los muros morirá por la muerte de Dios si es un residente, y si es alguien que proviene de afuera, será apedreado”.(13)
Entre los dioses adorados estaba la triada pre-islámica que se adoraba en la Kabba de la Meca. Estos aparecen mencionados en el Corán 53: 19 y 20: Al-Lat, Uzza y Manat, las tres hijas de Allah. Símbolos con anillos y la luna creciente coronada por un águila eran conocidos allí.(11, 12)

Hatra fue solo un centro religioso y parte del Imperio parto hasta que estalló la guerra con Roma. Fue entonces cuando aprovechando las circunstancias, la familia del Sumo Sacerdote del dios Shamash se adjudicó el titulo de “Rey de los Árabes”. Sanatruq I y Wolgash (140-180) fueron los primeros en tomar el título de “rey”, junto al que ya tenían de sacerdotes, en esa fecha. No eran reyes que habían asumido la función sacerdotal, sino sacerdotes hechos reyes. Al ser un centro de peregrinación religiosa para los nómadas árabes, Hatra obtuvo el control sobre ellos. Parece que los usaba además como tropas de soldados mercenarios. (13)

Hatra estaba completamente fortificada. “Las extensas ruinas están bordeadas por dos murallas concéntricas y casi circulares (pero en realidad bastante poligonales) de unos 2 km de diámetro y 6 kilometros de circunferencia. Este anillo de pared (3 m de ancho, 10 m de altura) de ladrillos de arcilla con 4 puertas, 11 bastiones, y 28 grandes y más de 160 pequeñas torres es el complejo de la fortificación esencial de Hatra.” (11)

LA HATRA MODERNA: MOSUL
Hoy, en la zona noroccidental de Iraq, bajo dominio “romano” u occidental, ha surgido un fenómeno parecido. El actual “estado tapón” entre Oriente y Occidente se llama “Estado Islámico”. Su capital se llama Mosul y está a solo a 80 kilómetros al norte de Hatra.

Mosul tampoco es un estado regido al modo occidental. Es el primer estado árabe “teocrático” de nuestro tiempo en territorio “parto” o iraquí. Su líder se hace llamar “Califa de todos los musulmanes” y pretende ser el líder religioso y civil de todos los territorios árabes. También usa “tropas mercenarias” como los antiguos reyes-sacerdotes de Hatra.

Mosul, como Hatra, se está fortificando hasta los dientes. En las noticias leemos: “La milicia islamista, que se apoderó de Mosul en julio pasado, está haciendo cavar trincheras en torno a la urbe de dos millones de habitantes e inició la construcción de muros de cemento en las carreteras de acceso.” (14) Estos muros son “de tamaño colosal”. (15) O también: “Dejarán hasta la última gota de sangre defendiendo Mosul (…) Perder Mosul significa la derrota final para el Estado Islámico en Irak” (16).

Dentro de sus muros, existe la más rígida versión de la sharia o ley religiosa islámica.
Una mujer muere apedreada por adulterio, dos hombres son crucificados por robo a mano armada, y unos homosexuales son arrojados desde lo alto de un edificio (16). Tal vez piensen como los antiguos religiosos de Hatra que esta rigidez les hará ganar la bendición divina y la invencibilidad.

¿Se seguirá repitiendo la historia en el conflicto entre Occidente, Mosul e Irak/Irán? ¿Estarán reflejados ya en la historia antigua de Roma, Hatra y Partia? Esto sería posible si efectivamente la historia es cíclica y si realmente hemos encontrado el patrón exacto de repetición. Solo el tiempo lo dirá.
De todos modos, el caso es que por una razón u otra la guerra y el terrorismo siguen destrozando vez tras vez vidas inocentes. Todo parece repetirse en un ciclo inexorable.
Ni el arte escapa a la violencia desatada. Que se lo digan si no a la estatua del líder irakí abatida con saña en Bagdad por los ejércitos occidentales. O también a los yihadistas que abatieron a martillazos las estatuas de los reyes-sacerdotes de Hatra, sus propios antepasados. ¿Las habrían destruido con el mismo odio, sabiendo que representaban a sus propios ancestros?

http://www.adnhistoriadelarte.com                                                                                      JOB FLORES FERNÁNDEZ 2015 (C)

CITAS
(1) http://www.iicvancouver.esteri.it/IIC_Vancouver/webform/SchedaEvento.aspx?id=1124
(2) http://clasicosarchivohistoricour.org/2014/07/23/el-imperialismo-en-iraq/
(3) es.wikipedia.org Organización del Tratado Central
(4) es.wikipedia.org Vologases III de Partia
(5) en.wikipedia.org Meredates of Characene
(6) es.wikipedia.org Guerra del Golfo
(7) es.wikipedia.org Vologases IV de Partia
(8) M.T. Boatwright, D.J. Gargola y R. Talbert. The Romans: from Village to Empire: A History of Ancient Rome from Earliest Times to Constantine: Oxford, 2004.  398-399.
(9) es.wikipedia.org Guerra de Irak
(10) Www.unesco.org/new/en/media-services/single-view/news/la destruccion de hatra marca un punto de inflexión en la limpieza cultural de iraq afirman los dirigentes de la unesco y la isesco
(11) http://www.iranicaonline.org/articles/hatra
(12) Hatra: la ciudad santa del dios Shamash. José María Blázquez Martínez. Revista de Arqueología 11, 1981, 50-57.
(13) Hatra. A pre-islamic Mecca in the Eastern Jazirah. Dr. Lucinda Dirven. ARAM.
(14) http://www.telam.com.ar/notas/201502/96062-estado-islamico-irak-mosul-ataque.html
(15) http://www.europapress Mosul: la fortificación del estado islámico. 24/1/2015
(16) http://www.ita.reuters.com En Mosul: Estado islámico convierte la ciudad conquistada en fortaleza.

IUDAEA CAPTA. LA CONQUISTA DE JERUSALÉN

jerusalen copia

IVDAEA CAPTA . LA CONQUISTA DE JERUSALÉN.

La toma de Jerusalén en el siglo I es un suceso histórico de enorme relevancia.

¿Tendría su paralelo en tiempos modernos?

En el siglo I, el conflicto se llamó la “Primera Guerra judeo-romana” o “Gran Revuelta Judía”. Se inició en el año 66 con una insurrección en la ciudad santa.

Luego, entre el año 69 y 73 ocurrió la invasión de Judea por parte de los romanos y la toma de Jerusalén.

Fue una época complicada en el Imperio Romano pues en el año 69 había ocurrido una guerra civil, que hoy llamaríamos internacional. Se llamó “el año de los cuatro emperadores”. El Imperio se dividió pues cuatro gobernantes quisieron hacerse con el cargo de emperador durante ese año (Galba, Otón, Vitelio y Vespasiano). Este conflicto estuvo muy relacionado con la toma de Jerusalén, pues fueron los ejércitos de Egipto y Judea, con la ayuda de Siria, los que llevaron a Vespasiano al poder imperial.

Aplicando el cálculo matemático en nuestro método histórico, el año 66 correspondería aproximadamente con 1911, y en consecuencia, las fechas del 69 al 73 con los años de 1914 al 1918 aproximadamente. En esas fechas ocurrió una revuelta en Jerusalén, seguida de una guerra entre los imperios occidentales que llevó a la toma de Jerusalén. Son los sucesos entorno a la I Guerra Mundial (1914-1918). Aunque la historia nunca se repite exactamente igual, como veremos el parecido entre los acontecimientos es sorprendente.

Primer asalto: La revuelta del año 66 o la del 1911.

En el siglo I, se dio la llamada Primera guerra judeo-romana o Gran Revuelta Judía.

En el año 66 se produce un primer conflicto en Jerusalén. La aparición del cometa Halley en ese año, fue vista por algunos como presagio de desgracias.

Al parecer, el procurador romano había robado del tesoro del Templo, y el Sumo Sacerdote mandó atacar a los romanos. El gobernador de Judea, Herodes Agripa II tuvo que huir porque su vida peligraba. Para sofocar la revolución, acude Cestio Galo, que rodea la ciudad amurallada. Avanzaron hasta el muro del Templo, protegidos por sus escudos. Josefo dice: “Se deslizaban las flechas sin dañar, y […] los soldados pudieron, sin riesgo, minar la muralla y prepararse para pegar fuego a la puerta del Templo”. Sin embargo, cuando todo parecía perdido para los judíos, “Cestio retiró repentinamente sus tropas […] y sin razones valederas abandonó la ciudad.”

En su paralelo, según el método sería 1911 aproximadamente. Recordemos que el cometa Halley curiosamente volvió a aparecer en 1910, y al parecer fue visto en Jerusalén en 1911 según cuenta el dominico padre Lagrange. En esta fecha hubo una revolución en Jerusalén relacionada también con un presunto robo del tesoro del Templo (hoy la Cúpula de la Roca musulmana).

También fue la máxima autoridad religiosa, en este caso el muftí musulmán, el que inició una revuelta que hizo huir al gobernador otomano o turco de Jerusalén.

Todo se inició por una expedición del ex oficial militar británico Montague Parker. Este equipo buscaba de noche el Arca de la Alianza en unos túneles bajo el Monte del Templo. Llegaron furtivamente al recinto del Templo, y rompieron el pavimento para excavar en unos túneles subterráneos. Un vigilante musulmán los descubrió y alerto a la población de que unos cristianos, de la conspiración turco-británica, quería robar los tesoros del Templo.

Ese día, 17 de abril de 1911, Jerusalén era un hervidero. Coincidían la Pascua ortodoxa, la judía, y la peregrinación musulmana de Nabi Musa. El muftí o líder musulmán que dirigía la procesión, dirigió a los peregrinos enfurecidos hacia el Templo. El escándalo llegó a toda Jerusalén y en menos de una hora una muchedumbre de judíos y musulmanes inmediatamente se concentró frente a los muros pidiendo la muerte de los exploradores. Estos pudieron escapar afortunadamente llegando al puerto de Jaifa, donde un yate los esperaba. Otros que los ayudaron, se salvaron de ser linchados solo por la intervención de las tropas otomanas.

La revuelta creció al grado de intentar matar al gobernador otomano de la ciudad, que tuvo que ocultarse. Durante los días siguientes, las amenazas entre cristianos y musulmanes fueron tan grandes que las tiendas estuvieron cerradas y había patrullas en cada calle. Ante la amenaza de una masacre de cristianos, 8.000 peregrinos rusos se armaron para responder a los musulmanes. El momento álgido estalló en el Monte del Templo cuando 10.000 personas se hallaban congregadas, y ante el pánico se oyeron voces gritando: ¡masacre!. La multitud corrió a las casas armándose y montando barricadas.

Esta información ha sido tomado de las obras: “Lo que las arenas ocultan”, de Jose Antonio Solís Miranda y “Jerusalem: The Biography,” escrito por Simon Sebag Montefiore.

Segundo asalto: La toma de Jerusalén.

Volviendo al siglo I, la guerra comienza de nuevo entre los años 69 y 73. En el 69, fue Tito, el hijo del emperador romano Vespasiano, quien asedia la ciudad de nuevo. En el año 70, los romanos penetran en las murallas e incendian el Templo. La guerra continúa tras el fin de la conquista de Jerusalén en el año 71.

Hacia el año 72 los romanos se dirigen a la última fortaleza judía, Masada, que cae en el año 73. Estaba situada al sur del Mar Muerto y del río Jordán. Las imágenes de los militares romanos con sus águilas imperiales entrando en Jerusalén y en el recinto del Templo debieron quedar grabadas en las retinas de los habitantes de Jerusalén.

En el siglo XX, los ejércitos occidentales vuelven a Jerusalén, para tomarla de nuevo. El marco de su captura fue la I Guerra Mundial. En esta se dio la Campaña del Sinaí y Palestina (1915-1918). En nuestro método, esas fechas coinciden con los años 70-73 exactamente.

En 1914, bajo el káiser Guillermo II, llegaron los primeros militares alemanes para reforzar a las tropas turcas que tenían el dominio de la ciudad. En 1916, los militares alemanes de la Expedición Pasha I se establecen en Palestina. A inicios de 1917, el general alemán von Falkenhayn llega Jerusalén, y tenemos fotos de él en el recinto del Templo. De nuevo las águilas imperiales de los militares occidentales se plantan sobre el recinto del Templo. El 9 de diciembre de 1917, Jerusalén es conquistada, no por los alemanes, sino por los británicos del general Edmund Allenby.

Tras la toma de Jerusalén, los ejércitos occidentales se dirigen al Jordán, a la zona del Mar Muerto, como antiguamente hicieran los romanos. La llamada “Ocupación del Valle del Jordán”, incluyendo la zona de la antigua Masada, ocurrió en 1918 tras la caída de Jericó. Esto es sobre el año 73 según nuestro método.

La llamada “Campaña del Sinaí y Palestina” tuvo su último acto en 1918. La batalla definitiva se llamó “La batalla de Meguidó”, pues tuvo lugar en ese histórico lugar llamado Har Meggido en hebreo.

En el siglo I, aproximadamente 1.000.000 de judíos murieron. Estos acontecimientos dieron origen a la llamada “diáspora” o dispersión de judíos.

No he podido conseguir datos específicos de la I Guerra Mundial en Palestina. Pero en Oriente Medio en general hubo unos 5.000.000 de muertes incluyendo civiles y descontando las de los Aliados. La “Declaración de Balfour” de 1917, dio origen a la creación del Estado de Israel y a la consecuente diáspora de palestinos, llamada “Nakba” o “desastre”, porque ya van casi 1.000.000 según fuentes palestinas. Igualmente, parece producirse un paralelo éxodo de judíos que viven en países árabes y musulmanes, donde desde los años 40 se cuentan ya entre 900.000 y 1.000.000. ¿Estamos viviendo la diáspora de nuestro siglo?

Los arcos del triunfo

En Roma se alzó un arco del triunfo en honor a Tito, el conquistador de Judea, y se emitieron monedas con la inscripción “IVDAEA CAPTA” o “Judea conquistada”. En este arco romano, se ve a los ejercitos occidentales llevándose el mobiliario sagrado del Templo.

De modo parecido, numerosos arcos del triunfo se alzaron en Occidente en honor a los combatientes de la I Guerra Mundial, concretamente en Inglaterra y Estados Unidos.

Los que he podido encontrar son los “victory arch” de Madison Square (Nueva York ,1918), el de Virginia (1918), el de Louisiana (1919) y el de Rosedale (Kansas, 1923-24).

En Londres hallamos el de la estación de Waterloo, de 1922. En él, una Niké o diosa alada de la victoria, guía a las tropas de estos nuevos “romanos” británicos.

Esta misma Niké o victoria es la que aparece en el relieve del arco de Tito, guiando a los antiguos romanos en la ya repetida batalla de Jerusalén.

Adnhistoriadelarte.com                              JOB FLORES FERNANDEZ 2014 (C)

LA BATALLA DE ISSOS ¿O LA DE CHALDIRAN?

ISSOS copia

LA BATALLA DE ISSOS ¿O LA DE CHALDIRAN?

La batalla de Issos. Este famoso mosaico romano de la Casa del Fauno, en Pompeya, está datado entre el 120-100 a.C. Representa la victoria de Alejandro Magno en la batalla de Issos, en 333 a.C. Se cree que es copia de una pintura griega realizada poco después de la batalla, quizás por Filoxeno de Eretria.
Alejandro, el victorioso general macedonio avanza desde la izquierda con sus guardias de élite, mientras el rey persa Dario III, aterrado, huye en su carro protegido por sus soldados. Este famoso y dramático cruce de miradas entre Occidente y Oriente tiene también su paralelo en la Historia del Arte.

¿Cuál es el paralelo histórico de esta batalla y de este mosaico?

Si hablamos de un rey que dominaba Grecia, Macedonia, Anatolia; que conquistó Egipto y Palestina, y que se enfrentó y venció a los persas, todos pensamos en Alejandro Magno.
Pero tal vez poco sepamos de otro conquistador europeo que realizó una azaña similar en una fecha paralela: Selim I, sultán turco del Imperio Otomano.
Selim I poseía Grecia, Macedonia y Anatolia (Turquía) como herencia de su padre, al que destronó. Él añadió Egipto, Siria y Palestina a las posesiones turcas, como Alejandro Magno hizo antaño.

Pero además, tanto Alejandro Magno como Selim I libraron una decisiva batalla contra los persas: la de Alejandro Magno, se llamó la “Batalla de Issos”, y la de Selim I, la “Batalla de Chaldiran”.
Unos 1.000 Km en dirección este separan el lugar de nacimiento de estos gobernantes (Pella-Amasya), y unos 1.000km en dirección este, separan el lugar de sus famosas batallas (Issos-Chaldiran).
Según nuestro método, el paralelo del año 333 a.C. Sería aproximadamente el año 1512, y curiosamente, la batalla de Chaldirán ocurrió en 1514, con solo dos años de diferencia en casi 2.000 años de historia.
El resultado de las batallas, tanto en un caso como en otro, es que Persia fue derrotada ante los ejercitos occidentales.

Existe una pintura mural que representa esta batalla en el palacio Chehel Sotún de Isfahán (Irán), y que fue pintada por un artista del siglo XVIII llamado Eser-e Ostad Sadiq Naqqash. Es también casualidad, que el siglo XVIII sea paralelo al siglo II a.C; cuando los romanos realizan el mosaico de la batalla de Issos.

Aunque a diferencia de la batalla de Issos, esta pintura está hecha por los persas, igualmente observamos al sultán turco Selim I,con barba, avanzando desde la derecha con su artillería, mientras el sha persa Ismail I, que dirije sus tropas desde la izquierda, lo mira desconfiado.
No es más ni menos que el cruce de miradas obligado a repetirse entre Oriente y Occidente cada 2.000 años aproximadamente.
Llámenlo como quieran: Alejandro o Selim, Darío o Ismail, la batalla de Issos o la de Chaldiran.

adnhistoriadelarte.com                                                  JOB FLORES FERNANDEZ 2014