Mes: julio 2015

CARTAGENA DELENDA EST

punicas copia CARTAGENA DELENDA EST Con “Cartagena delenda est” (Cartagena debe ser destruida o está sentenciada), parafraseamos la famosa sentencia pronunciada durante las guerras púnicas, que decía, “Carthago delenda est” (Cartago debe ser destruida o está sentenciada). Recordemos que las Guerras Púnicas (264-146 a.C.) son las batallas libradas entre las tropas púnicas o fenicias de Cartago (Túnez) y las de Roma (Italia). Esta fue una guerra por el dominio de los mares, en concreto del Mediterráneo, al que los romanos terminarán llamando Mare Nostrum (mar nuestro). Tenemos que puntualizar, que la metrópoli púnica, Cartago, se halla en Túnez. Y Carthago Nova era una colonia fundada por los cartagineses en Hispania, en la actual Cartagena (Murcia, España). A lo largo del relato, coloco entre paréntesis las fechas aproximadas obtenidas con nuestro método, que supuestamente marcarían un momento paralelo o repetido en la historia futura. Los siglos marcados en la ilustración, son solo aproximados.

LAS GUERRAS PÚNICAS

1º. Primera Guerra Púnica (264-241 a.C.) (1580-1605 d.C.) Lo que comenzó siendo unos enfrentamientos entre piratas, terminó siendo un conflicto internacional entre la reina de los mares, Cartago; y la incipiente candidata, Roma. La lucha se convirtió en un conflicto puramente naval, donde Roma copió y mejoró las naves cartaginesas. Para el 241 a.C., Roma se hace con el control de Sicilia, antes cartaginesa. Aunque tras este enfrentamiento Roma declara sus intenciones, Cartago es todavía sumamente poderosa. Tras el conflicto, Cartago florece y establece en Hispania “Carthago Nova”, un rico puerto comercial. 2º. Segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.) (1625-1645 d.C.) El inicio de la guerra se debió a la conquista cartaginesa de Sagunto, aliado de Roma. Debido al poderío naval romano, los cartagineses deciden atacar por tierra. Anibal, desde Carthago Nova, cruza los Alpes con sus elefantes y ataca a los romanos, dominando el norte de la península Itálica durante 16 años, y siendo Roma incapaz de expulsarlo. Este desplazamiento cartaginés por tierra, será una de las más famosas hazañas de la Antigüedad. Pero finalmente, serán los romanos los que van a causar una derrota definitiva a los cartagineses. Tomarán la colonia de Carthago Nova en 209 a.C; y limitarán la actividad de la metrópoli cartaginesa a relaciones comerciales con sus colonias. 3º. Tercera Guerra Púnica (149-146 a.C.) (1695-1700 d.C.) Unido al creciente odio anti romano, aparece un resurgir del poderío cartaginés. “Carthago delenda est” (Cartago debe ser destruida o está sentenciada), es la famosa frase del político romano Catón entorno al 150 a.C; que muestra cuales eran los deseos romanos para la ciudad púnica. Efectivamente, Roma, que ya se había hecho con la colonia de Carthago Nova, toma también la metrópoli, Cartago, saqueándola y destruyéndola. No cabe duda de que el dominio de los mares, sería definitivamente, romano.

 LAS GUERRAS ANGLO-ESPAÑOLAS

Si nos remitimos con nuestro método a un ciclo medio similar, este nos lleva al siglo XVII, y las potencias enfrentadas ahora son España (Cartago) frente a Inglaterra (Roma). Holanda será la aliada natural de Inglaterra, como Francia lo es de España. Es interesante que en Francia, se comparara a sus guerras con Inglaterra a las tenidas entre Cartago y Roma, las guerras púnicas. Francia y España estaban deseosas de ser la invencible Roma, pero como veremos, aquí les tocó ser Cartago.

Durante esta época, España era la principal potencia naval. La actual Cartagena, edificada sobre la antigua “Carthago Nova” (de ahí su nombre) es uno de sus principales puertos. Al igual que la Cartago tunecina estableció una colonia llamada Nueva Cartago en España, la Cartagena española estableció en el Caribe la Cartagena de Indias, principal puerto del comercio americano. Evidentemente, este rico mar del Caribe, es ahora el que querrá ser llamado “Mare Nostrum” por los ingleses y holandeses a final de este ciclo. Pero para que eso se cumpliera, Cartagena debía ser, de nuevo, conquistada. 1º. Primera Guerra Anglo-Española (1585-1604) Es la famosa guerra en que España pierde la Armada Invencible (1588). Ahí fue Cartagena de Indias (entre otras posesiones caribeñas) atacada por el pirata inglés Sir Francis Drake en 1586, que la toma seis semanas y la devuelve a cambio de un rescate. Desde entonces, los españoles se esforzaron por que su colonia fuera la mejor fortificada de toda América del Sur. La flota española será también destruida en Cádiz en 1587 y 1596. En esta época, los ingleses comienzan a reclamar territorios del Nuevo Mundo descubierto por España para ellos, la colonia de Virginia en Norteamérica será de los primeros (1587). Aunque los ingleses empiezan a demostrar su poderío naval, todavía España era una gran potencia. Es en esos años cuando los enemigos decían aquello de “parece que Dios es español”. 2º. Segunda Guerra: La de los Treinta Años (1618-1648) Los conflictos que mencionamos ahora, ocurren en el marco de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648).Terminada la Tregua de los Doce Años (1609-1621) con los holandeses, España reinicia sus conquistas en los Países Bajos, tomando por ejemplo Breda (1625). Los ingleses luchan contra España entre 1625 y 1630, a raíz de la toma inglesa de San Cristobal y Nieves (1624) en el mar del Caribe. En el mismo entorno, los holandeses se establecen desde 1634 en Curaçao. Serán estos últimos los que destruyan la flota española en la batalla naval de las Dunas en 1639. Durante esta guerra, España dirigió por tierra a sus tropas hasta Flandes. Debido al dominio marítimo de los ingleses y franceses en el Canal de la Mancha, los españoles tuvieron que desplazarse por tierra, creando el llamado “Camino Español”. Esta ruta, como la de Aníbal, partía desde Cartagena, pasaba por Milán, y cruzaba los Alpes hasta el centro de Europa: toda una hazaña para la época. De ahí el dicho español “es más difícil, que poner una pica en Flandes”. Al final de este conflicto, España termina perdiendo su liderazgo, permite la independencia de Holanda, y pierde el “Camino Español” o ruta militar que la comunicaba con sus posesiones en Europa. Así, desde estas fechas los temidos tercios españoles no podrán más emular a Aníbal y cruzar las famosas montañas para defender sus intereses europeos. El Caribe se llenará desde entonces de piratas entre 1640-1680, entorpeciendo la comunicación comercial con España. Poco a poco España pierde el monopolio del mar americano, pues se formarán la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales (1621) que daría lugar a las Islas Occidentales Holandesas. Los ingleses también llegarían a tener sus Islas Occidentales Británicas. Ya desde 1606 habían fundado la doble Compañía Virginia para establecer colonias en Norteamérica. 3º. Tercera Guerra: la de Sucesión Española (1701-1715) Tenemos que remontarnos al año 1697, donde en el contexto de la Guerra de los Nueve Años, Cartagena de Indias fue sitiada, vencida y saqueada por las tropas francesas. En Rande (1702), una de las Flotas de Indias que venía con riquezas de América, fue destruida por la marina anglo-holandesa. Poco después, los marinos ingleses de la Royal Navy entraban en la metrópoli: la Cartagena de España. Corría el año 1706, y ordenaron su rendición. Al final lo consiguieron: Cartagena estaba sentenciada. La ciudad era además, desde 1670, el puerto principal para las operaciones mediterráneas españolas. En esta situación, no es difícil imaginar al almirante John Lake recordando un siglo de luchas contra España, y pudiendo al fin decir: “Cartagena has been taken” o si lo prefieren, “Cartagena delenda est”. adnhistoriadelarte.com                                                                    Job Flores Fernández 2015 (c)

Anuncios

¿EL RETORNO DE LOS ESCÉPTICOS?

escepticos copia

¿EL RETORNO DE LOS ESCÉPTICOS?

El escepticismo en filosofía, se describe como una actitud de constante duda y cuestionamiento del saber establecido. El escéptico no afirma ni niega nada, solo opina y pone en duda, analiza. El termino viene dela palabra griega “skeptikoi”, que literalmente se relaciona con la palabra “examinar”. Esta duda los llevaba a la epojé o “suspensión del juicio”, es decir, evitar posicionarse sobre una cuestión, y simplemente opinar. El siguiente paso era la ataraxia o paz mental derivada de creer que ningún saber humano es objetivo, y de por tanto, no tener que defender ninguna idea ni oponerse a quien piensa lo contrario.

¿Cuándo se inicio esta corriente filosófica?
En una enciclopedia en línea (1) leemos: “Pirrón fue el creador del escepticismo. Un gran viajero que conoció muchas culturas con los ejércitos de Alejandro Magno, cosa que le permitió dudar de las verdades evidentes y tradiciones de su cultura. Se dice que Pirrón llevó al extremo la suspensión de juicio, hasta el punto de sacarse las cuerdas vocales. (…) Timón el Silógrafo continuó la tradición escéptica poniendo en duda las ideas aristotélicas, dudando incluso de los primeros principios de la deducción aristotélica.”

Algunas frases que se le atribuyen a Pirrón son:

“1. Nunca llegarás a conocer la verdad.
2. No digas “así es”, sino “me parece que es”.
3. La diversidad de opinión existe entre sabios igual que entre ignorantes. Cualquier opinión que yo tenga puede ser repudiada por personas igual de listas y preparadas que yo, y con argumentos tan válidos como los míos” (1).

Así como vemos, fueron Pirrón y su amigo y discípulo Timón el Silógrafo los que iniciaron el escepticismo filosófico en la Grecia Helenística. Esta corriente llamada “pirronismo” tendría amplia aceptación mientras duró el Imperio Romano.
Pero todo desapareció con la llegada de la Edad Media, el oscurantismo y la intransigencia:
“No se sabe por qué motivos la Edad Media escolástica fue tan hostil hacia la filosofía pirroniana, pero como consecuencia de ello se destruyeron gran parte de los contenidos escépticos (…) los escolásticos medievales no lo aceptarían”.(2)

¿Cuando renacería el pensamiento escéptico pirroniano? Como la historia es cíclica y siempre guarda el mismo margen de tiempo aproximado, podemos deducirlo con nuestro método.

Pirrón (360-270 a.C) y su amigo Timón (320-230 a.C.) tendrían sus personajes paralelos según nuestro método entre el 1490-1580 el filósofo, y entre 1530-1610 su amigo.
¿Realmente volvieron a reaparecer filósofos escépticos en aquellas fechas?

En una página especializada en filosofía, bajo la entrada “Movimiento escéptico” leemos:

“Como no podía menos de suceder, el choque de tantos y tan encontrados sistemas de la antigüedad, resucitados y extremados con frecuencia por el Renacimiento, dio origen a un movimiento escéptico, que comienza hacia la mitad del siglo XVI y se prolonga hasta fines del siguiente siglo”.

La obra citada prosigue nombrando a los dos iniciadores de esta corriente:

“a) Montaigne (Miguel de), que nació en Bordeaux en 1533 y murió en 1592, puede considerarse como el primer representante de este movimiento. Sus famosos Ensayos, cuya divisa o lema es el ¿qué se yo?, entrañan un sentido esencialmente escéptico”. (3)

Recordemos: dijimos 1490-1580, y el primer filósofo escéptico moderno, vivió entre 1533-1590.

¿Tendría también un amigo y discípulo escéptico? La obra citada continúa:
” b) Contemporáneo, amigo y en cierto modo discípulo y heredero de Montaigne, fue Pedro Charron, que nació en París año de 1541 y murió de repente en una de sus calles en 1603. (…) escribió su Tratado de la sabiduría, en el cual sigue y desenvuelve la tendencia escéptica de Montaigne”. (3)

Recordemos que nuestro método vaticinaba para su vida las fechas entre 1530-1610, frente a las reales 1541-1610.

Como explicamos muchas veces, cuando se dan circunstancias parecidas, aparecen personajes parecidos. La misma situación se daba en España por esas fechas, donde surgía nuestro primer filósofo escéptico: Francisco Sánchez , de apodo, “El Escéptico” (1551-1623). El título de su obra cumbre delata su filosofía: “Del más noble y universal primer saber. Que nada se sabe.” (Lyon,1580).

En una enciclopedia se relaciona a todos estos maestros de la duda cuando se dice:
“Sánchez depende muy directamente de la tradición escéptica de Pirrón, que aparece también en los Ensayos de Michel de Montaigne. En efecto, en 1562 aparecían en latín los esbozos pirrónicos de Sexto Empírico traducidos del griego por el francés Henri Estienne y, en 1569, la traducción al latín del Adversus Mathematicos (“Contra profesores dogmáticos”) del mismo autor”.(4)

Si se tratara de otro artículo, diría con confianza que esto muestra que la historia se repite. Pero para no desentonar, diré que no sé si se repite o no, pero que a mi desde luego, me lo parece. Y ustedes, ¿acaso lo dudan?

adnhistoriadelarte.com                                                                    Job Flores Fernández 2015 (c)
(1) es.wikipedia.org/wiki/Escepticismo_filosófico; (2) es.wikipedia.org/wiki/Pirrón; (3) http://filosofia.org/zgo/hf2/t3p035.htm; (4) https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_S%C3%A1nchez_el_Esc%C3%A9ptico

BANCARROTAS GRIEGAS EN PARALELO

grecia

BANCARROTAS GRIEGAS EN PARALELO

Este breve artículo hay que ubicarlo en el tema sobre economía cíclica que analizamos anteriormente. Pueden leer sobre el funcionamiento general de los ciclos del dinero en Método/ Autores Cíclicos/ Kondrátiev.
En el artículo reciente “Pablos Iglesias en paralelo” también dimos algunas pinceladas sobre la situación actual del vecino país heleno.

En unos días tan cruciales para el futuro de Grecia y Europa, un mensaje de tranquilidad proveniente de los ciclos históricos: calma, nada es nuevo, esto ya lo hemos vivido. Más aún, después de la tormenta, vendrá la calma, todo a su tiempo.

En el artículo del ABC titulado “Breve historia de las bancarrotas de Grecia”, se muestra una situación paralela a la actual. Esta fechado a 6/7/2015 y firmado por Julio Tovar.

La fecha histórica a la que nos remite es el 10 de diciembre de 1893, donde el presidente griego Charilaos Trikoupis anunció: “desgraciadamente, estamos en bancarrota”. Como consecuencia, “Grecia decidió suspender pagos y reducir en un notable 70% el interés de la deuda griega, con las inevitables quejas de los países prestamistas”.

La situación se agrava en 1897, cuando en el contexto de la guerra greco-turca, el país heleno quedó en peor situación económica si cabía. Debido a este nuevo bache, “se obligó al país a una comisión internacional que racionalizara la deuda”.  Estas circunstancias se dieron en el contexto de una crisis mundial, principalmente en Europa y Estados Unidos, entre 1873-1896.

Simplemente decir que las fechas 1893 y 1897 son paralelas según nuestro método a las que van aproximadamente entre 2016 y 2020.
Esos serán los momentos extremos no solo para Grecia sino para muchos países sureños.
Un titular de hoy es bastante significativo: “Tsipras se enfrenta a la troika aupado por las urnas pero acuciado por los temores de bancarrota” (6/7/2015 el diario.es/economía)

Es muy interesante lo poco que ha cambiado la estética de las viñetas. En la primera, la crisis de Trikoupis en 1893, en un navío de la época. Y en el segundo, Tsipras con el nuevo naufragio griego en un flotador pinchado, según una viñeta de Joep Bertrands para cagle.com.

Muy curioso es también que con su método matemático, Alexander Deulofeu (1903-1978) predijera la caída de la Alemania nazi, la recuperación del país sin guerra, y lo más sorprendente: su dominio sobre Grecia. Su nieto Juli dijo para la Vanguardia del 9/12/2014: “Mi abuelo predijo que Alemania sojuzgaría a Grecia a principios del siglo XXI… Luego a los demás países…”

Pero lo bueno de la historia cíclica es que después del punto de máxima crisis, llega la recuperación, así estamos seguros de que después de esos momentos Grecia se recuperará como en las otras ocasiones.
ADNHISTORIADELARTE.COM                                            JOB FLORES FERNÁNDEZ (C) 2015