ÓRBITAS

ÓRBITAS EN PARALELO

 

kepler copia

ÓRBITAS EN PARALELO

LAS ÓRBITAS DE KEPLER

Johannes Kepler (1571-1630 EC) fue un genial matemático y astrónomo alemán que descubrió las órbitas elípticas de los planetas.
Empezó a estudiar teología, pues era un hombre de profundas creencias religiosas, criado en una familia protestante. Pero terminó estudiando astronomía, pues empezó a creer en el sistema heliocéntrico copernicano, algo nuevo para la época, ya que el resto de sus compañeros seguía creyendo en el modelo geocéntrico.

Al principio, Kepler pensó que los planetas debían moverse en circunferencias perfectas encajadas unas dentro de otras, como se venía creyendo desde la Antigüedad. Así lo expresó en su libro “Mysterium Cosmographicum” (1596), donde además dijo: “yo deseaba ser teólogo; pero ahora me doy cuenta gracias a mi esfuerzo de que Dios puede ser celebrado también por la astronomía”.

En 1600 accedió a colaborar con el astrónomo imperial Tycho Brahe, que era lo mismo que acceder a la base de datos más precisa de su época sobre los astros. Allí descubre que los movimientos de los planetas no se ciñen a sus órbitas perfectas con forma de circunferencia.
Por eso, tras largos estudios, Kepler formula sus tres famosas leyes para comprender y precedir los movimientos de los astros:
1. Los planetas tienen movimientos elípticos alrededor del Sol, estando éste situado en uno de los 2 focos que contiene la elipse.
2. Las áreas barridas por los radios de los planetas son proporcionales al tiempo empleado por estos en recorrer el perímetro de dichas áreas.
3. El cuadrado de los períodos de la órbita de los planetas es proporcional al cubo de la distancia promedio al Sol.
Era el año 1609, y esto podía leerse en su Astronomia Nova.
Para él, este descubrimiento tenía un sabor agridulce, pues pensaba que la elipse era la menos perfecta de las curvas, y que comparada con el círculo, no era más que “una carreta de estiercol”. Admitir que las órbitas no eran perfectas, como círculos, era admitir que los planetas tampoco lo eran. Ver la Tierra asolada por las guerras de su época, le hizo pensar que tal vez así sería. Pero en su mente siempre estuvo la pregunta de: ¿por qué elipses, pudiendo usar círculos?

Nosotros proponemos otra pregunta: ¿de donde había sacado Kepler la idea de las órbitas elípticas?

 

LAS ÓRBITAS DE APOLONIO

Usando nuestro método, su personaje paralelo debió haber vivido entre el 270 y el 200 AEC.
Y así fue. Se llamaba Apolonio de Pérgamo, “el Gran Geómetra” (262-190 AEC). Matemático y astrónomo, fue el primero en describir la elipse. De hecho, fue él quien le dio nombre junto a la parábola y la hipérbola, las tres curvas cónicas. Su trabajo se salvó del incendio de la Biblioteca de Alejandría, y de ahí toma Kepler la idea de la elipse.
¿Creó por tanto Apolonio una teoría como la de Kepler, de órbitas elípticas para los planetas?
Sí y no. Porque la historia se repite, pero también avanza. Déjenme explicarles.

En su día, se pensaba también que las órbitas eran circulares. Pero había cambios de velocidad y dirección en los planetas que no encajaban con un simple movimiento en círculo.
Entonces, Apolonio idea la teoría de los epiciclos. Etimológicamente, esto significa “sobre el círculo”, y eran otras circunferencias menores que giraban sobre una circunferencia mayor.
Así, lo que no se explicaba mediante la circunferencia mayor, se hacia sobre la menor, que giraba a la par sobre la de mayor tamaño.

 

CONCLUSIÓN

Así podemos comprobar como la historia avanza a la vez que se repite.
Apolonio supero la simplicidad de las órbitas circulares añadiendo órbitas secundarias para explicar otros fenómenos, y descubrió una nueva figura geométrica, la elipse.
A los casi 2.000 años, Kepler cuestiona las órbitas circulares de su día, como hiciera Apolonio, y usa la elipse como modelo para explicar el movimiento de los planetas.

Que alegría le daría a Kepler saber que hoy, se confirma que los planetas no siguen órbitas “imperfectas” como la elipse, sino más perfectas que el círculo.
Así es, pues Albert Einstein demuestra que en realidad, los planetas se mueven en línea recta. Esto se explica por la Teoría de la Relatividad, y la recta es aún más simple que el círculo.

Solo una duda me queda. ¿Se demostrará en el futuro que nuestros ciclos del tiempo no son círculos, sino elipses? ¿O tal vez líneas rectas?

ADNHISTORIADELARTE.COM                                      JOB FLORES FERNÁNDEZ (C) 2016

Anuncios