Autor: jobfloresfernandez

ECONOMISTAS CÍCLICOS

KONFRATIEV

ECONOMISTAS CÍCLICOS

“Money makes the world go round” (el dinero hace que el mundo gire). Esta famosa letra de cabaret dice una gran verdad. La cuestión es, ¿gira el mundo económico en ciclos precisos? Esto sería muy lógico, pues economía, arte, guerra y política están muy relacionados.

En nuestra serie de artículos sobre autores cíclicos, hoy analizamos un economista que halló ciclos precisos de tiempo en los vaivenes de las riquezas.

Se trata de Joseph Alois Schumpeter (república Checa,1883 – EE. UU.,1950) este destacado economista fue ministro de finanzas en Austria y profesor de la Universidad de Harvard (EE.UU.) Escribió obras como Teoría del desarrollo económico (1912), Los ciclos económicos (1939), Capitalismo, socialismo y democracia (1942) y La historia del análisis económico (póstuma, 1954).

Joseph pasa a describir tres ciclos económicos. Todos llevan el nombre de otros economistas cíclicos:

– El ciclo de Kitchin, de 40 meses.
– El ciclo de Juglar, de 10 años.
– El ciclo de Kondrátiev, de 60 años.

Este ciclo “largo” es muy relevante. N. D. Kondrátiev(1892-1938) fue un destacado economista ruso que murió fusilado por sus ideas.
Kondrátiev establece este ciclo siguiendo la siguiente serie de años:

1790-1815 positivo y 1815-1849 negativo
1850-1873 positivo y 1873-1896 negativo

Sin saber que este ciclo de Kondrátiev existía como tal, llevo 10 años usando un ciclo similar de unos 60 años en mis estudios de historia cíclica.
Llegué a ese numero seguro de la misma manera que llegaron Kondrátiev y Schumpeter: por pura evidencia al contrastar los resultados. Ellos llegaron a ese ciclo a través de la economía, yo a través del producto de la economía, el arte.

El proceso que Schumpeter describe es similar al que explico en mis conferencias, solo que yo lo aplicaba a la creatividad en el arte. El ciclo de unos 60 años se divide en 30 años de ascenso y 30 de descenso. El funcionamiento sería el siguiente.

Ascenso:
1. Un emprendedor tiene una idea revolucionaria que funciona. Por mera imitación, grupos de emprendedores se unen a la innovación.
2. Las ganancias se disparan, pero a la vez que se asciende la lucha y la competición cada vez es mas dura, pues cada vez más emprendedores se unen al invento.

Descenso:
3. Cuando llega a la cima, lo “nuevo” se ha hecho tan normal, que el emprendedor se convierte en un empresario más, que solo administra un “territorio conquistado”.
4. El mercado tiende al equilibro, y una vez que la expansión inicial ha sido absorbida, se entra en una fase de estancamiento y depresión. El mercado se ha saturado. Lo nuevo ya es viejo.

Los discípulos de Shumpeter se encuentran hoy diseminados en universidades o son economistas en Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Gran Bretaña, Holanda, Suecia, Japón y Estados Unidos.
Pero una duda pende sobre este método. Joseph se preguntaba: ¿Por qué no ocurre el desarrollo económico, con la misma regularidad con que crecen los árboles, sino a saltos? ¿Por qué presenta esas alzas y bajas características?
Entonces afirma que la innovación y los emprendedores son la base del progreso del sistema económico, y que la acción de uno solo, abre los ojos a los demás, formando grupos que levantan la economía. Aun así, la pregunta sigue sin resolver: ¿por qué aparecen los emprendedores de manera rítmica, con alzas y bajas?

En este caso como en el de otros economistas cíclicos, falta una razón empírica que demuestre por qué se producen esos ciclos.
Como en el caso Deulofeu, el mío propio, y otros, existe una reticencia por parte del público a pensar que esa periodicidad tan exacta sea posible. Y el verdadero problema reside en explicar empíricamente POR QUÉ se producen

Pero lo que siempre está claro y es fácilmente demostrable es que el ciclo preciso existe.
¿Como si no se explica que un farmacéutico, un empleado de banco, economistas, un ministro y un profesor de arte, de distintas épocas y sin conocerse, hallan llegado a la misma cifra exacta?

Un sismógrafo simplemente registra la acción del sismo. Aunque no sepa por qué se produce, lo que esta claro es que las vibraciones se producen y el terremoto está a las puertas.
Ignorar esto sería como negar que el día tiene 24 horas solo porque no entendamos porqué son 24 y no 23 ó 25. Aunque no supieramos que la razón es la rotación de nuestro planeta, el día seguirá teniendo 24 horas, y negarlo o ignorarlo no tendría ningún sentido.
No saber la causa de un fenómeno no debería llevarnos a negar su existencia o ignorarla.

Aún así, existe una explicación bastante sencilla: los grandes eventos de la naturaleza se mueven en ciclos precisos en el tiempo. Los humanos somos parte de ella, y nos movemos en ciclos. Puesto que nuestra vida está limitada por una serie definida de años como media, lo lógico es que nuestras acciones también lo estén.

Como conclusión, admito que no sé si es “el dinero el que hace girar al mundo” o el mundo que hace girar al dinero. Lo que sí está claro es que el giro durará unos 60 años.

ADNHISTORIADELARTE.COM                                           JOB FLORES FERNÁNDEZ 2015 (C)

Anuncios

LA INVASIÓN DE PARTIA ¿O LA DE IRAK?

HATRA copia

LA INVASIÓN DE PARTIA ¿O LA DE IRAK?

No seré el primero que relacione a Roma con Los Estados Unidos y a los partos con los iraníes e iraquíes. El profesor Robert Cousland de la Universidad Britanica de Columbia ya lo hizo en su charla titulada “Roma, Partia y el Eje del Mal” (1).Bajo el título “El Imperialismo en Iraq” (2), Daniel Raisbeck detalla el parecido entre las guerras de Roma con Partia a las de Estados Unidos con Irak-Irán.
Nosotros nos sumamos a investigar sobre este tema, eso sí, con la rigurosidad cronológica que caracteriza a nuestro método de estudio de la historia cíclica.

El “eje del mal” del tiempo de Roma eran los partos, asentados entre el actual Irak e Irán. El sentido del conflicto es ya verdaderamente actual. Veamos que nos dice el eslabón de “ADN histórico” paralelo a nuestra época. Aplicaremos el mismo margen de tiempo que seguimos en todos nuestros artículos y veamos que ocurría entre occidente y oriente en un momento histórico paralelo al nuestro.

LAS CONQUISTAS DE TRAJANO Y EL PACTO DE BAGDAD
En su época de mayor expansión, el Imperio Romano abarcó Mesopotamia y Persia.
Era la época del emperador Trajano. En la exitosa campaña de los años 113-116 d.C. creó las provincias romanas de Mesopotamia y Asiria (ambas en el actual Irak).
Las tropas romanas fueron seguidamente retiradas por Adriano en el 117 debido a la multitud de rebeliones que estallaron desde Mesopotamia a Alejandría y el Levante (2) contra la campaña de anexión romana.

Según nuestro método, esta campaña romana sería paralela al margen de tiempo transcurrido entre 1950 y 1960. En esa época tuvo lugar el llamado “Pacto de Bagdad” (3) o CENTO (1955). Lo formaban Reino Unido y Turquía con Irak, Irán y Pakistán. En 1958 Estados Unidos se une al comité militar. Era una especie de OTAN o acuerdo militar amistoso que permitía a los occidentales acceso a bases militares en estos países de Oriente y poder contener así la influencia del comunismo.
Pero el golpe de estado en Iraq hace que este salga de la alianza en 1959. Poco a poco, estas “provincias orientales” de occidente son abandonadas a su suerte.

EL IMPERIO PARTO EN GUERRA CIVIL: IRAK EN GUERRA CONTRA IRÁN.
El Imperio Parto estaba por entonces divido en dos partes, la Occidental (Iraq) con su monarca Vologases IV; y la Oriental (Irán) con Vologases III como rey. El Imperio parto se sumió en una guerra entre ambas mitades hasta el año 140 aproximadamente (4).

Siguiendo nuestra cronología, estamos rondando los años de 1980-1990.
efectivamente, entre 1980-88 tuvo lugar la guerra Iraq-Irán, en la que Iraq invadió Irán. El resultado de la guerra fue ambiguo, y ambas potencias se adjudicaron la victoria.

LA INVASIÓN DE KUWAIT Y LA ESTATUA DE BRONCE DE BAGDAD

El rey de Imperio Parto Occidental (Irak) invadió el reino helenístico de Caracene (Kuwait) en el año 151 d.C.(5) Esto lo corrobora una estatua de bronce de un “Hércules” hallada en 1984 donde aparece la fecha de la guerra. La estatua de bronce fue erigida en Seleucia de Tigris (a 35 kilómetros de Bagdad) como recordatorio de la victoriosa invasión de los partos (Iraq) sobre Caracene (Kuwait). Aún así, el reino de Caracene (Kuwait) siguió manteniendo su propia línea de gobernantes.

Siguiendo nuestra secuencia histórica, el momento histórico del año 151 d.C. corresponde con algún momento entre los años 1990-2000.
Efectivamente, en 1990 Iraq invade Kuwait y se desata la Guerra del Golfo Pérsico (1990-91/1995) (6). Más tarde, Saddam Hussein erigió una famosa estatua de bronce de sí mismo victorioso en Bagdad. Tal vez algún resto de esta estatua sea encontrada dentro de 2000 años como ocurrió con el “Hércules de Seleucia de Tigris” ya mencionado.

LA INVASIÓN DE PARTIA O DE IRAK
En 155 comenzaron las disputas entre los partos y Roma. La guerra y la invasión de Partia (162-166) en tiempos de Marco Aurelio, incluyó el saqueo de la capital de Ctesifonte y Seleucia de Tigris, ambas a pocos kilómetros al sur del actual Bagdad. (7)
El resultado de la victoria romana incluyó que el Imperio Parto perdiera el norte y la parte occidental de su territorio. (8)

Esta historia nos suena bien reciente. Si seguimos matemáticamente nuestra secuencia, estamos en los años que van entre el 2000 y el 2015.
Los nuevos “romanos” de occidente invadieron Iraq y saquearon Bagdad en la Guerra de Iraq (2003-2011) (9)
Como bien sabemos, desde este conflicto bélico, el norte y el oeste del país esta perdido y descontrolado en medio de la guerra orquestada por Estados Unidos contra el Estado Islámico.

EL PRIMER REINO ÁRABE AL NORTE DE BAGDAD
Durante la Guerra Pártica anteriormente mencionada, una ciudad al norte de Bagdad ganó independencia. Es el llamado Reino Árabe de Hatra.
La Enciclopedia iránica dice: “Hatra floreció en el siglo segundo, que fue posible gracias a la debilidad del Imperio Arsácida y al papel de Hatra (al menos temporalmente) como un estado tapón entre las dos grandes potencias en el Este y el Oeste”. (11)
La UNESCO define a Hatra como “una ciudad fortificada situada en la antigua zona de influencia del Imperio Parto que fue capital del primer reino árabe y raíz de las ciudades árabes islámicas.” Su líder tomaba el título de “Rey de los Árabes”.(10)

Hatra no era como las ciudades helénicas de su entorno: era una teocracia. Los expertos como Daniel Schlumberger (11) afirma que no hay palacios civiles en Hatra, sino solo solo templos. En la obra “Hatra: una Meca preislámica”, la doctora Lucinda Dirven deja claro su carácter teocrático. “Hatra” significa “cercado o recinto” y es que la entera ciudad era
un lugar santo dedicada por entero al dios solar asirio Shamash. Es por eso que se consideraba invencible. Y dentro de ella regía una dura ley religiosa. En sus puertas se advertía: “Si alguno roba dentro de los muros morirá por la muerte de Dios si es un residente, y si es alguien que proviene de afuera, será apedreado”.(13)
Entre los dioses adorados estaba la triada pre-islámica que se adoraba en la Kabba de la Meca. Estos aparecen mencionados en el Corán 53: 19 y 20: Al-Lat, Uzza y Manat, las tres hijas de Allah. Símbolos con anillos y la luna creciente coronada por un águila eran conocidos allí.(11, 12)

Hatra fue solo un centro religioso y parte del Imperio parto hasta que estalló la guerra con Roma. Fue entonces cuando aprovechando las circunstancias, la familia del Sumo Sacerdote del dios Shamash se adjudicó el titulo de “Rey de los Árabes”. Sanatruq I y Wolgash (140-180) fueron los primeros en tomar el título de “rey”, junto al que ya tenían de sacerdotes, en esa fecha. No eran reyes que habían asumido la función sacerdotal, sino sacerdotes hechos reyes. Al ser un centro de peregrinación religiosa para los nómadas árabes, Hatra obtuvo el control sobre ellos. Parece que los usaba además como tropas de soldados mercenarios. (13)

Hatra estaba completamente fortificada. “Las extensas ruinas están bordeadas por dos murallas concéntricas y casi circulares (pero en realidad bastante poligonales) de unos 2 km de diámetro y 6 kilometros de circunferencia. Este anillo de pared (3 m de ancho, 10 m de altura) de ladrillos de arcilla con 4 puertas, 11 bastiones, y 28 grandes y más de 160 pequeñas torres es el complejo de la fortificación esencial de Hatra.” (11)

LA HATRA MODERNA: MOSUL
Hoy, en la zona noroccidental de Iraq, bajo dominio “romano” u occidental, ha surgido un fenómeno parecido. El actual “estado tapón” entre Oriente y Occidente se llama “Estado Islámico”. Su capital se llama Mosul y está a solo a 80 kilómetros al norte de Hatra.

Mosul tampoco es un estado regido al modo occidental. Es el primer estado árabe “teocrático” de nuestro tiempo en territorio “parto” o iraquí. Su líder se hace llamar “Califa de todos los musulmanes” y pretende ser el líder religioso y civil de todos los territorios árabes. También usa “tropas mercenarias” como los antiguos reyes-sacerdotes de Hatra.

Mosul, como Hatra, se está fortificando hasta los dientes. En las noticias leemos: “La milicia islamista, que se apoderó de Mosul en julio pasado, está haciendo cavar trincheras en torno a la urbe de dos millones de habitantes e inició la construcción de muros de cemento en las carreteras de acceso.” (14) Estos muros son “de tamaño colosal”. (15) O también: “Dejarán hasta la última gota de sangre defendiendo Mosul (…) Perder Mosul significa la derrota final para el Estado Islámico en Irak” (16).

Dentro de sus muros, existe la más rígida versión de la sharia o ley religiosa islámica.
Una mujer muere apedreada por adulterio, dos hombres son crucificados por robo a mano armada, y unos homosexuales son arrojados desde lo alto de un edificio (16). Tal vez piensen como los antiguos religiosos de Hatra que esta rigidez les hará ganar la bendición divina y la invencibilidad.

¿Se seguirá repitiendo la historia en el conflicto entre Occidente, Mosul e Irak/Irán? ¿Estarán reflejados ya en la historia antigua de Roma, Hatra y Partia? Esto sería posible si efectivamente la historia es cíclica y si realmente hemos encontrado el patrón exacto de repetición. Solo el tiempo lo dirá.
De todos modos, el caso es que por una razón u otra la guerra y el terrorismo siguen destrozando vez tras vez vidas inocentes. Todo parece repetirse en un ciclo inexorable.
Ni el arte escapa a la violencia desatada. Que se lo digan si no a la estatua del líder irakí abatida con saña en Bagdad por los ejércitos occidentales. O también a los yihadistas que abatieron a martillazos las estatuas de los reyes-sacerdotes de Hatra, sus propios antepasados. ¿Las habrían destruido con el mismo odio, sabiendo que representaban a sus propios ancestros?

http://www.adnhistoriadelarte.com                                                                                      JOB FLORES FERNÁNDEZ 2015 (C)

CITAS
(1) http://www.iicvancouver.esteri.it/IIC_Vancouver/webform/SchedaEvento.aspx?id=1124
(2) http://clasicosarchivohistoricour.org/2014/07/23/el-imperialismo-en-iraq/
(3) es.wikipedia.org Organización del Tratado Central
(4) es.wikipedia.org Vologases III de Partia
(5) en.wikipedia.org Meredates of Characene
(6) es.wikipedia.org Guerra del Golfo
(7) es.wikipedia.org Vologases IV de Partia
(8) M.T. Boatwright, D.J. Gargola y R. Talbert. The Romans: from Village to Empire: A History of Ancient Rome from Earliest Times to Constantine: Oxford, 2004.  398-399.
(9) es.wikipedia.org Guerra de Irak
(10) Www.unesco.org/new/en/media-services/single-view/news/la destruccion de hatra marca un punto de inflexión en la limpieza cultural de iraq afirman los dirigentes de la unesco y la isesco
(11) http://www.iranicaonline.org/articles/hatra
(12) Hatra: la ciudad santa del dios Shamash. José María Blázquez Martínez. Revista de Arqueología 11, 1981, 50-57.
(13) Hatra. A pre-islamic Mecca in the Eastern Jazirah. Dr. Lucinda Dirven. ARAM.
(14) http://www.telam.com.ar/notas/201502/96062-estado-islamico-irak-mosul-ataque.html
(15) http://www.europapress Mosul: la fortificación del estado islámico. 24/1/2015
(16) http://www.ita.reuters.com En Mosul: Estado islámico convierte la ciudad conquistada en fortaleza.

DEULOFEU, CATALUÑA, Y SU MATEMÁTICA DE LA HISTORIA

deulofeu copia

DEULOFEU, CATALUÑA, Y SU MATEMÁTICA DE LA HISTORIA

Alexandre Deulofeu (1903-1978). Lo llaman cariñosamente “el Nostradamus del Ampurdán” o “el Nostradamus catalán”. Este farmacéutico criado en Figueras, vecino y amigo de Dalí, propuso una teoría cíclica de la historia.
En la página web “deulofeu.org” se puede aprender de él a través de su nieto, Juli Gutiérrez Deulofeu. Él cuenta algunas curiosidades de su abuelo en un artículo con fecha 29 de diciembre de 2014 en el periódico “La Vanguardia”.
Se dice que Dalí lo admiraba por sus estudios, y pintó a su padre en el famoso cuadro titulado “El farmacéutico del Ampurdán no busca absolutamente nada” (1936). A mi me recordó la famosa frase de Dalí dirigida a Mae West y alusiva a Deulofeu: “Tenéis los mismos labios que el farmacéutico de Figueres”.
Tal era la admiración del pintor, que regaló un libro sobre historia cíclica que había escrito Deulofeu al propio Nelson Rockefeller.se dice que George Soros, el especulador financiero que provocó la quiebra del Banco de Inglaterra en 1992, tenía a Deulofeu como consultor privado.
Deulofeu a través de su “matemática de la historia” anunció la caída del muro de Berlín, que Alemania gobernaría a Grecia como ocurre hoy, y la inminente independencia de Cataluña.

La matemática de la Historia

Pero a parte de estas curiosidades, lo que nos interesa de esta mente privilegiada es su teoría cíclica de la historia. Está registrada en su obra “La paz en el mundo por la matemática de la Historia” (1951).

El resumen de su teoría, concuerda plenamente con Splenger, Toynbee y mi propio método:
Cada civilización es un ser vivo: nace, crece, madura, agoniza y muere.

Pero Deulofeu, va más allá y fija un patrón de tiempo fijo, matemático, en cuanto a la duración de la vida de una civilización:

Cada civilización pasa por tres ciclos de 1.700 años cada uno.
Dos fases por ciclo:
a) 650 años de creatividad y libertad
b) 1.050 años de unificación y despersonalización
Los imperios duran unidos una media de 550 años.
Saber esto me conmocionó mucho, porque esa son básicamente las conclusiones a las que yo había llegado sin conocer la obra de este escritor ni de los anteriormente mencionados. La única diferencia es que en lugar de 1.700 años, mi patrón de repetición es aproximadamente unos cien años mayor. De todos modos, un error de unos 100 años en 2.000 años de historia es un margen minúsculo.

La idea es bien sencilla, probable y fácil de seguir:

1º CICLO
a) pueblos ibéricos en autonomía
b) Unificación de pueblos ibéricos bajo Roma por unos mil años: Hispania.

2º CICLO
a) Vuelta a la autonomía de los pueblos ibéricos por unos mil años en la Edad Media.
b) Unificación de los pueblos ibéricos bajo Castilla por unos mil años: España.

3º CICLO
a) Vuelta a la autonomía de los pueblos ibéricos por unos mil años.
etc…

El modelo de gráficas que hace Deulofeu, encaja perfectamente con el que yo tenía hecho y registrado como “Historia Cíclica de España” y que aún no se ha publicado.
En la gráfica de la ilustración se ve la perfecta armonía de ambos modelos cíclicos.
Esta ilustración se ha hecho en concreto para esta página y se centra en la historia de Cataluña frente a la de Castilla.
En el artículo de la independencia de Escocia, vimos al detalle un proceso de independencia paralelo al caso catalán.

Personalmente, no estoy ni a favor ni en contra de estos procesos naturales de unificación y autonomía. Simplemente me remito a registrarlos, como un sismógrafo registra las sacudidas de un terremoto sin tener nada que ver con él.
Tampoco creo que sea esta una ciencia exacta, si bien es cierto que la tendencia de los acontecimientos en general sí es bastante concreta y predecible hasta cierto punto.

Una nota positiva

Notemos que el título del libro es “La paz en el mundo por la matemática de la Historia”.
El deseo de Deulofeu era que el conocimiento de estos ciclos naturales promoviera la paz entre los pueblos y se evitaran las guerras. La idea básica es: si todos los imperios tienen fecha de caducidad ¿por qué destruir tantas vidas en vano por ellos?

En la mencionada entrevista para La Vanguardia, el nieto de Deulofeu reconoce que estos sucesos de unificación y desintegración siguen una matemática fija y son ineludibles. Y termina diciendo: “de nosotros depende que sea de modo traumático o fraternal”.

Dalí pintó al farmaceutico de Figueras “no buscando absolutamente nada”. Yo no sé si iba buscando algo o no, pero sí creo que encontró algo muy importante: un patrón de repetición bastante exacto de la cíclica historia de la humanidad.

Adnhistoriadelarte.com                                                     JOB FLORES FERNÁNDEZ (C) 2015

LOS MACABEOS DEL YEMEN

macabeos copia

LA ERA SELÉUCIDA
En Occidente, contamos nuestro tiempo desde donde comúnmente se piensa que nació Cristo.
En el Imperio Seléucida (Siria y Babilonia), contaban el tiempo desde el año 311, cuando Seleuco I Nicátor conquistó Babilonia. Las fechas que usan este calendario como base, vienen seguidas de las siglas “SE” o “sel.”

Elias J. Bickerman, en su obra “Notas sobre la cronología parta y seléucida” (1943) da un ejemplo de este calendario al decir: “Por ejemplo, la restauración del templo de Jerusalén por Judas Macabeo , aproximadamente el 15 de diciembre el año 164 aC, cayó en el año 148 de la Era Seléucida según el cálculo judío”.

Es fácil realizar las conversiones entre el calendario seleúcida y el occidental, pues se trata solo de sumar o restar 312 años, según proceda. Como hemos visto en el ejemplo de la cita, si al año 148 seleucida le restamos 312 años, nos da el año 164 a. C.

También hemos leído, que este es el calendario que se usa en los libros de los Macabeos para contar el tiempo.
En ese relato se narra la gran persecución de los judíos por parte del rey seléucida Antícoco IV Epífanes. Esta persecución y conversión forzosa de judíos, comenzó el 25 de kislev del año 167 a.C y terminó el 25 de kislev, pero del año 164 a.C. (He hallado tanto las fechas 168-165 a.C como 167-164 a.C para la persecución judía por parte de los seléucidas. El cambio de un año no afecta a lo publicado.)

Aunque el calendario seléucida cayó evidentemente en desuso y hoy solo es una curiosidad histórica, hay todavía un único grupo de personas que lo sigue usando. Según la Enciclopedia Judía, son la comunidad judía del Yemen. Como sus antecesores, los judíos del tiempo de los Macabeos, ellos usan el calendario seléucida.
¿Habrán sufrido como sus ancestros, una persecución religiosa similar?
Sí, la sufrieron, y lo que es mas notable, al mismo tiempo, en el punto exacto en paralelo según nuestro método.

En nuestra cronología particular, los años 167-164 a.C son paralelos con 1677-1680 d.C aproximadamente. Según la “era seléucida”, esto serían los años 145-148 SE, y 1989-1992 SE respectivamente.

LOS MACABEOS DE ISRAEL (167-164 a.C./ 145-148 SE)
Leamos en primer lugar el relato de los años 167-164 a. C. o del 145-148 de la era seléucida. En 1 Macabeos 1:54-64 de la Traducción al Lenguaje Actual, leemos:

“El día quince del mes de Quislev, cuando los reyes griegos cumplieron ciento cuarenta y cinco años en el poder, el rey Antíoco construyó un altar en honor del dios Zeus. Mandó construirlo justo encima del altar de las ofrendas quemadas del templo de Jerusalén, y lo mismo hizo en las demás ciudades de Judea. En honor a los dioses de otras naciones muchos israelitas traidores quemaban incienso en las puertas de las casas y en las calles.
Además, cuando los inspectores encontraban una copia de la ley de Dios la rompían y la quemaban. Si un israelita era sorprendido con algún libro de la ley de Dios, o si éste la obedecía, se le condenaba a muerte, pues así lo había ordenado el rey. Los extranjeros que no creían en Dios, aprovechándose de su poder, perseguían constantemente a los israelitas. (…) A pesar de toda la persecución, hubo israelitas valientes que se negaron a comer alimentos impuros. Estos israelitas estaban dispuestos a morir, antes que comer esos alimentos y desobedecer la ley de Dios. Fueron muchos los que murieron. Aquélla fue una época de mucha desgracia para Israel”.

En 1 Macabeos 2:29-38 se narra el exilio de muchos judíos al desierto y de como sufrieron la muerte:
“Por esa época, muchos que querían llevar una vida recta de acuerdo con la ley, se iban a vivir al desierto con sus hijos, sus mujeres y sus animales, pues la situación se había hecho intolerable. Entonces se informó a los funcionarios del rey y a las fuerzas militares estacionadas en Jerusalén, la Ciudad de David, que los que habían desobedecido las órdenes del rey se habían ido a esconder en el desierto, y muchos soldados fueron rápidamente en su persecución. Los alcanzaron, tomaron posiciones frente a ellos, se prepararon para atacarlos el día sábado, y les dijeron:
—¡Basta ya! ¡Salgan, obedezcan las órdenes del rey y quedarán con vida!
Ellos respondieron:
—¡Pues no saldremos, ni obedeceremos las órdenes del rey, de profanar el sábado!
Inmediatamente los soldados comenzaron el ataque; pero los israelitas no les respondieron, ni les tiraron una sola piedra, ni fortificaron sus refugios, sino que dijeron: «¡Muramos todos con conciencia limpia! ¡El cielo y la tierra son testigos de que ustedes nos asesinan injustamente!» Así pues, los soldados los atacaron el día sábado, y los israelitas, con sus mujeres y sus hijos y sus animales, murieron. Eran en total unas mil personas”.

LOS MACABEOS DEL YEMEN (1677-1680 d.C./1989-1992 SE)

Ahora leamos su paralelo según nuestro método. Algunos descendientes de aquellos judíos emigraron a Yemen. Allí guardaron sus leyes y son la única comunidad que sigue usando su calendario seléucida. Hemos hallado la fecha paralela según nuestro método: estamos en el año 1677-1680 d.C o en el 1989-1992 SE (de la era seleúcida). El Rabbi Amram Qorah, recogió un registro de los sucesos escrito por Rabbi Pinheas en la primera página de un libro de oraciones en 1680. Dice así:

“Ahora voy a informarle, hermanos míos, de lo que nos ha pasado en este tiempo, desde el principio del año 1990 de la Era Seléucida (1678 dC) y en 1991 [del mismo] (1679 dC), el rey emitió un decreto y demolió todas las sinagogas de todas las ciudades de Yemen, y también algunos de los libros y escritos sagrados fueron profanados en la mano de los gentiles, a causa de nuestros grandes iniquidades, por lo que ya no podíamos hacer nuestras oraciones [públicas], excepto sólo un número muy reducido [ de hombres] en secreto dentro de sus casas.
Después, el rey hizo un decreto contra los judíos para expulsarlos al desierto de Mawza’ , mientras que (…) demolieron también sus casas. (…) Así que, por estas cosas, eramos un ofensa entre las naciones, que buscaban continuamente maneras para que cambiemos [de religión] ¡Dios no lo quiera!
Así, todos los exiliados de Yemen se plantaron y dejaron a un lado sus posesiones más queridas y preciosas, como el fin de que el nombre de Dios sea santificado, bendito sea, incluyendo sus campos y sus viñas, y entregados a sí mismos como mártires por el nombre de Dios, bendito sea. Y si uno necesitaba salir al mercado, no podía evitar ser objeto de odio y rencor, mientras que hubo algunos a quienes incluso se le atacó o le llamaban con insultos, por lo que se cumplió en nuestra generación, la Escritura que dice: ¿Quién va a levantar a Jacob, porque él es demasiado pequeño (Amós 7: 2, 5) para cargar todas las aflicciones. (…) Sin embargo, el nombre divino, bendito sea, nos da fuerza para soportar todos esos problemas y tribulaciones de cada día “.

El libro The Jews of Yemen: Studies in Their History and Culture (1999), escrito por Joseph Tobi, hace un detallado informe de estos sucesos. Efectivamente, desde el 26 de septiembre del año 1677 en Yemen salió la orden de cerrar y destruir las sinagogas.
A continuación, y según Necati Alkan, el sultán otomano Mehmet IV ordenó la expulsión de judíos en 1678. Finalmente, los judíos partirían a un exilio en el desierto que comenzó en 1679 y terminó en 1680.

Las fechas entre 1677 y 1680 son exactamente paralelas, según nuestro método, con las fechas del 167 a.C. 164 a.C.
Traducido a la cronología seléucida, los sucesos del 1989-1992 SE son paralelos a los del 145-148 SE.

En el libro 2 de Macabeos capítulo 7, se habla sobre el martirio sufrido por estos judíos que no quisieron renegar de su religión. En concreto de una madre (Hannah) y sus siete hijos, así como de un judío anciano que era el maestro de los jóvenes.
Del mismo modo, estos descendientes de aquellos judíos enfrentaron el martirio por no renegar de su fe en una fecha paralela.

LOS POEMAS DE LA TRISTEZA

En este capítulo del libro de los Macabeos, aparecen diversos poemas sobre la tristeza de los judíos. Igualmente surgió un famoso poeta que vivió el exilio del siglo XVII de esta comunidad judía, llamado Shalom Shabazi. Es el mayor poeta del Yemen, y sus cánticos ayudaron a sobrevivir a una comunidad judía en un exilio de unos dos años y del que dos tercios de su comunidad pereció (piyut.org)

Por ejemplo, en una parte del poema de Macabeos 1:38 leemos:
“Los gobernadores
y los jefes del pueblo
lloraban a gritos”.
“Por miedo al enemigo,
los habitantes de Jerusalén
huyeron espantados,
y se fueron de la ciudad
porque se llenó de extranjeros.”
“Los israelitas sufrían mucho
y se sentían muy humillados”.

Y en los poemas yemeníes, como los de Salim ben Said, leemos:
“En el día en el que los sacó de sus casas,
sus ojos llovieron lágrimas de sangre” (…)
“(Los gentiles) envían su miedo sobre nosotros,
mientras los jinetes nos afligen” (…)
“Han humillado nuestra religión, y nos han llaman para convertirnos en musulmanes;
incluso al pecado y a profanar la Ley Divina”.

JANUCÁ: LA RESTAURACIÓN DEL TEMPLO DESPUÉS DE SU PROFANACIÓN

Como leímos en los Macabeos, el templo fue profanado instalándose sobre él un altar a Zeus en tiempos de Antíoco IV Epífanes (“Imagen de Dios”). Este murió en el 164 a.C parándose entonces la persecución y restableciéndose la adoración judía en el Templo.

También el líder yemenita, Al Mahdi Ahmad murió en la fecha paralela de 1681 d.C. Fue él quien destruyó las sinagogas, y especialmente la más importante, la de Saná, colocando sobre ella una mezquita. En una inscripción sobre esta mezquita que se llamó “de los Desterrados” se puso: “Nuestro rey Al-Mahdi, el sol de iluminación, (…) desterró a los judíos de Samá, que son la escoria del mundo, y convirtió su sinagoga en una mezquita para postrarse ante Alá (…)”.
Como en tiempos de los Macabeos, en un par de años, a los judíos que quedaban se les dejó volver. Tendrían que vivir en un barrio aparte que ellos mismos construyeron a las afueras de Samá. Allí restablecieron su culto en una nueva sinagoga llamada “AlSheik”.

Los judíos del tiempo de los Macabeos, dedicaron la fiesta de ocho días llamada “Janucá” o “Fiestas de las Luces”, para conmemorar la restauración tras la persecución. Esta fiesta sigue conmemorándose entre los judíos de todo el mundo.
Los judíos yemenitas siguen también esta costumbre de sus ancestros. Tienen en cambio la particularidad de dedicar el séptimo día de la fiesta para honrar a las mujeres. Lo hacen en alusión a Hannah, mujer judía que sufrió el martirio junto a sus siete hijos, según se narra en el libro de Macabeos.
Otra particularidad son los candelabros especiales de ocho mechas más una usadas para esta fiesta. En Yemen, estas lámparas llamadas “januquiá” son de piedra, y muchos historiadores piensan que así serían las originales que se usaron en la antigua Judea.

Aunque evidentemente existen diferencias entre los sucesos ocurridos a los judíos mártires Macabeos, y los acaecidos a sus descendientes, los judíos mártires del Yemen, el parecido es realmente notable.  Ya sea que empleemos el conteo de años occidental o el seléucida, la historia siempre es cíclica, y se repite  justo a tiempo.

Adnhistoriadelarte.com                                                             JOB FLORES FERNÁNDEZ (C) 2015

LA GRAN MURALLA CHINA EN PARALELO

MURALLA copia

LA GRAN MURALLA CHINA EN PARALELO

La Gran Muralla China, una de las 7 Maravillas de la Humanidad de tiempos modernos.

Sus más de 20.000 kilómetros de distancia, que requirieron más 1.000.000 de soldados de vigilancia, no dejan de sorprendernos. Tampoco nos deja de sorprender los 10.000.000 de constructores que se estima que murieron en su construcción. Todo ello para defenderse de sus vecinos del norte.

Si estudiamos sus fases constructivas, veremos que realmente se construyó en dos fases principalmente, y lo más curioso, es que fueron paralelas en el tiempo.

La primera, de tierra apisonada, se construyó en lo que sería la época clásica del arte griego, y se mantuvo durante un tiempo similar al del Imperio Romano.

La segunda, se construyó en lo que sería nuestro Renacimiento, y se ha estado manteniendo en nuestra Edad Moderna.

En medio, en lo que sería nuestra Edad Media, la muralla se dejó de usar, y solo algunas partes se restauraron puntualmente.

Veamos en detalle estos períodos:

A) La muralla de tierra apisonada.

1. China pre-imperial.

China esta dividida en estados feudales que luchan entre sí, son los Reinos Combatientes. A partir del siglo V a.C. El estado de Qi inicia un muro, y en el siglo IV a.C los demás estados siguió su ejemplo.

2. La muralla Qin (221-206 a.C.)

En 221 la dinastía Qin unificó todos los estados feudales chinos. Mandó construir lo que sería la Gran Muralla aprovechando los restos de las antiguas fortificaciones y añadiendo otros tramos. En la llanura se usó tierra apisonada, en la montaña, piedras. Aunque no se sabe con precisión su longitud, en la memoria popular ha quedado como una muralla de casi 6.000 km.

3. La muralla Han (206 a.C.-220 d.C.)

La muralla no recibió grandes ampliaciones durante las épocas de paz, pero se mantuvo en buen estado. El emperador Wu (141-87 a.C.) restauró y añadió tramos a la Gran Muralla, que se extendió a lo largo de lo que sería la Ruta de la Seda. En el 119 a.C. Una nueva sección de 400km fue añadida. Al parecer los añadidos finales se hicieron entre el 25 y el 57 d.C. Bajo el emperador Guang Wu Di.

B) Paréntesis de poca actividad.

4. Período de baja actividad

Tras la desparición e la unidad lograda por la dinastía Han, China se desintegra en diversos reinos desde el 220 d.C. La Gran Muralla, símbolo de una China unida, pierde sentido, y ya tan solo se reparan algunos sectores desgastados.

C) La muralla de piedra y ladrillo

5. La dinastía Ming (1368-1644)

La idea de la Gran Muralla se retomó con la dinastía Ming a partir del siglo XV. Pero esta sería ahora una enorme construcción de ladrillo y piedra.

En el método, los siglos V al III a.C; en los que se construyó la primera muralla, son paralelos a los siglos XIV al XVII, donde se construye esta segunda Gran Muralla.

6. Dinastía Qing (1644-1911)

Debido a la época de paz, la muralla no preciso ampliaciones, pero se mantuvo en buen estado, como había ocurrido en la época Han.

7. Nuestros días.

Durante la Segunda Guerra Sino-Japonesa (1933-45) la Gran Muralla fue usada de nuevo como defensa con excepcionales resultados. En los años 50 se restauraron importantes tramos de la muralla, en concreto el conocido como Badaling. Desde los 80, se ha seguido un programa sistemático de restauración.

La primera Gran Muralla termino en desuso al desmembrarse China durante un período similar a nuestra Edad Media. Esperemos que la historia no se repita y esta segunda Gran Muralla siga en buen estado y podamos disfrutarla mucho tiempo.

Adnhistoriadelarte.com                                                           JOB FLORES FERNANDEZ (C) 2014

ARNOLD J. TOYNBEE Y SU ESTUDIO DE LA HISTORIA…CÍCLICA

toynbee copia

ARNOLD J. TOYNBEE Y SU ESTUDIO DE LA HISTORIA…CÍCLICA

Arnold Joseph Toynbee, (14 de abril de 1889, Londres – 22 de octubre de 1975) fue un especialista en filosofía de la historia, que creó una concepción cíclica de la historia. A diferencia de Spengler, del que hablamos en otro artículo, él pensaba que una cultura que supiera resolver sus problemas sería capaz de escapar al fin natural del ciclo, que es la desaparición. Su obra clave, Estudio de la Historia, una obra de 12 volúmenes escritos entre 1939 y 1961.

A continuación citamos un resumen de su teoría según aparece en elgrancielo.blogspot.com.es, a la vez que comentamos las similitudes y diferencias con nuestro método.

UNA HISTORIA CÍCLICA Y LINEAL

“En ese sentido, los ciclos históricos de Toynbee no llevan a una concepción cíclica de la historia, sino a que la historia marcha “hacia adelante”, pero con retrocesos que son purificaciones de aspectos malos o negativos que impiden seguir progresando”.

“Para explicar esto emplea la metáfora de las “ruedas de carreta”, que giran monótonamente sobre su propio eje y no van a ninguna parte por sí mismas, pero que sirven a un fin más trascendente que la rueda en sí misma, cual es el impulsar el vehículo completo que apoyan, hacia adelante”.

El método que empleamos sigue estos principios, pues como dijimos desde el principio, cada año es diferente del anterior aunque las cuatro estaciones se siguen repitiendo.
Una concepción de historia cíclica complementa a una lineal, no son modelos opuestos.
Y evidentemente, los avances técnicos y de cualquier otro tipo se heredan y se mejoran.
UN CICLO DE TRES TIEMPOS Y MEDIO
A continuación resumimos la teoría de Arnold Toynbee a través de un ejemplo puesto por él mismo, la civilización helénica:

Primer tiempo:
a) Caída: comienza con un colapso general y una entrada en un llamado “tiempo de angustia” en el que se forman estados fragmentarios o parroquiales.
b) Recuperación: Le sigue una recuperación consistente en la pacificación de las guerras que han llevado a la formación de esos estados.
Arnold habla de las guerras intestinas iniciales entre los estados griegos, como Atenas y Esparta, y al statu quo o estabilidad que se consiguió más adelante.

Segundo tiempo:
a) Caída: los estados parroquiales o fragmentarios luchan entre sí por la supremacía.
b) Recuperación: los estados fragmentarios son absorbidos y se forma un estado universal.
A. Toynbee se refiere a las nuevas luchas surgidas con las guerras púnicas y al siguiente estado de unificación que trajo el Imperio Romano en su fase inicial, desde Julio César al último Antonino.

Tercer tiempo:
a) Caída: crisis del estado universal.
b) Recuperación: restablecimiento del orden en el estado universal.
El escritor hace referencia a la crisis tras la muerte de Alejandro Severo y a la recuperación aparente bajo los gobiernos despóticos de Diocleciano y Constantino, a la vez que se expande el cristianismo.

Tercer tiempo y medio:
a) Caída final: destrucción del estado universal, creación de estados sucesores bárbaros, y desintegración de la sociedad.
Invasión de pueblos germanos y formación de Reinos Germanorromanos antes del interregno final.

En la gráfica que adjuntamos, se ve claramente como las fases de nuestro método coinciden perfectamente con lo propuesto por Arnold Toynbee, a pesar que desconocía la teoría de este autor. De nuevo estudios separados que convergen en un punto: el del círculo del tiempo de una historia cíclica.

El avance que supone nuestro método es que hemos hallado un patrón de tiempo fijo en el que estos ciclos se repiten.
Como se verá, con todos los respetos nos hemos permitido añadir un “medio tiempo” que a nuestro parecer faltaba, y que consiste en la recuperación que supuso el Imperio Carolingio antes de la descomposición final de la que surgirían los estados modernos.

Para finalizar, decir que este mismo esquema del mundo griego y romano es aplicable a nuestra civilización, como se explicó en el artículo “Spengler y la Decadencia de Occidente”, y que no estamos aventurando en la Tercera Fase de Arnold Toynbee, como vimos en el artículo “La época más feliz de la humanidad”.
Sobre si una cultura está destinada a desaparecer o puede escapar del ciclo inevitable ¿Tendrá razón el Spengler o Arnold Toynbee? ¿Esta nuestra cultura destinada a desaparecer como todas las anteriores? ¿Seremos capaz a diferencia de nuestros antecesores de encontrar la clave que nos permita superar nuestras diferencias y romper este ciclo?

Adnhistoriadelarte.com                                                         JOB FLORES FERNÁNDEZ 2014 (C)

IUDAEA CAPTA. LA CONQUISTA DE JERUSALÉN

jerusalen copia

IVDAEA CAPTA . LA CONQUISTA DE JERUSALÉN.

La toma de Jerusalén en el siglo I es un suceso histórico de enorme relevancia.

¿Tendría su paralelo en tiempos modernos?

En el siglo I, el conflicto se llamó la “Primera Guerra judeo-romana” o “Gran Revuelta Judía”. Se inició en el año 66 con una insurrección en la ciudad santa.

Luego, entre el año 69 y 73 ocurrió la invasión de Judea por parte de los romanos y la toma de Jerusalén.

Fue una época complicada en el Imperio Romano pues en el año 69 había ocurrido una guerra civil, que hoy llamaríamos internacional. Se llamó “el año de los cuatro emperadores”. El Imperio se dividió pues cuatro gobernantes quisieron hacerse con el cargo de emperador durante ese año (Galba, Otón, Vitelio y Vespasiano). Este conflicto estuvo muy relacionado con la toma de Jerusalén, pues fueron los ejércitos de Egipto y Judea, con la ayuda de Siria, los que llevaron a Vespasiano al poder imperial.

Aplicando el cálculo matemático en nuestro método histórico, el año 66 correspondería aproximadamente con 1911, y en consecuencia, las fechas del 69 al 73 con los años de 1914 al 1918 aproximadamente. En esas fechas ocurrió una revuelta en Jerusalén, seguida de una guerra entre los imperios occidentales que llevó a la toma de Jerusalén. Son los sucesos entorno a la I Guerra Mundial (1914-1918). Aunque la historia nunca se repite exactamente igual, como veremos el parecido entre los acontecimientos es sorprendente.

Primer asalto: La revuelta del año 66 o la del 1911.

En el siglo I, se dio la llamada Primera guerra judeo-romana o Gran Revuelta Judía.

En el año 66 se produce un primer conflicto en Jerusalén. La aparición del cometa Halley en ese año, fue vista por algunos como presagio de desgracias.

Al parecer, el procurador romano había robado del tesoro del Templo, y el Sumo Sacerdote mandó atacar a los romanos. El gobernador de Judea, Herodes Agripa II tuvo que huir porque su vida peligraba. Para sofocar la revolución, acude Cestio Galo, que rodea la ciudad amurallada. Avanzaron hasta el muro del Templo, protegidos por sus escudos. Josefo dice: “Se deslizaban las flechas sin dañar, y […] los soldados pudieron, sin riesgo, minar la muralla y prepararse para pegar fuego a la puerta del Templo”. Sin embargo, cuando todo parecía perdido para los judíos, “Cestio retiró repentinamente sus tropas […] y sin razones valederas abandonó la ciudad.”

En su paralelo, según el método sería 1911 aproximadamente. Recordemos que el cometa Halley curiosamente volvió a aparecer en 1910, y al parecer fue visto en Jerusalén en 1911 según cuenta el dominico padre Lagrange. En esta fecha hubo una revolución en Jerusalén relacionada también con un presunto robo del tesoro del Templo (hoy la Cúpula de la Roca musulmana).

También fue la máxima autoridad religiosa, en este caso el muftí musulmán, el que inició una revuelta que hizo huir al gobernador otomano o turco de Jerusalén.

Todo se inició por una expedición del ex oficial militar británico Montague Parker. Este equipo buscaba de noche el Arca de la Alianza en unos túneles bajo el Monte del Templo. Llegaron furtivamente al recinto del Templo, y rompieron el pavimento para excavar en unos túneles subterráneos. Un vigilante musulmán los descubrió y alerto a la población de que unos cristianos, de la conspiración turco-británica, quería robar los tesoros del Templo.

Ese día, 17 de abril de 1911, Jerusalén era un hervidero. Coincidían la Pascua ortodoxa, la judía, y la peregrinación musulmana de Nabi Musa. El muftí o líder musulmán que dirigía la procesión, dirigió a los peregrinos enfurecidos hacia el Templo. El escándalo llegó a toda Jerusalén y en menos de una hora una muchedumbre de judíos y musulmanes inmediatamente se concentró frente a los muros pidiendo la muerte de los exploradores. Estos pudieron escapar afortunadamente llegando al puerto de Jaifa, donde un yate los esperaba. Otros que los ayudaron, se salvaron de ser linchados solo por la intervención de las tropas otomanas.

La revuelta creció al grado de intentar matar al gobernador otomano de la ciudad, que tuvo que ocultarse. Durante los días siguientes, las amenazas entre cristianos y musulmanes fueron tan grandes que las tiendas estuvieron cerradas y había patrullas en cada calle. Ante la amenaza de una masacre de cristianos, 8.000 peregrinos rusos se armaron para responder a los musulmanes. El momento álgido estalló en el Monte del Templo cuando 10.000 personas se hallaban congregadas, y ante el pánico se oyeron voces gritando: ¡masacre!. La multitud corrió a las casas armándose y montando barricadas.

Esta información ha sido tomado de las obras: “Lo que las arenas ocultan”, de Jose Antonio Solís Miranda y “Jerusalem: The Biography,” escrito por Simon Sebag Montefiore.

Segundo asalto: La toma de Jerusalén.

Volviendo al siglo I, la guerra comienza de nuevo entre los años 69 y 73. En el 69, fue Tito, el hijo del emperador romano Vespasiano, quien asedia la ciudad de nuevo. En el año 70, los romanos penetran en las murallas e incendian el Templo. La guerra continúa tras el fin de la conquista de Jerusalén en el año 71.

Hacia el año 72 los romanos se dirigen a la última fortaleza judía, Masada, que cae en el año 73. Estaba situada al sur del Mar Muerto y del río Jordán. Las imágenes de los militares romanos con sus águilas imperiales entrando en Jerusalén y en el recinto del Templo debieron quedar grabadas en las retinas de los habitantes de Jerusalén.

En el siglo XX, los ejércitos occidentales vuelven a Jerusalén, para tomarla de nuevo. El marco de su captura fue la I Guerra Mundial. En esta se dio la Campaña del Sinaí y Palestina (1915-1918). En nuestro método, esas fechas coinciden con los años 70-73 exactamente.

En 1914, bajo el káiser Guillermo II, llegaron los primeros militares alemanes para reforzar a las tropas turcas que tenían el dominio de la ciudad. En 1916, los militares alemanes de la Expedición Pasha I se establecen en Palestina. A inicios de 1917, el general alemán von Falkenhayn llega Jerusalén, y tenemos fotos de él en el recinto del Templo. De nuevo las águilas imperiales de los militares occidentales se plantan sobre el recinto del Templo. El 9 de diciembre de 1917, Jerusalén es conquistada, no por los alemanes, sino por los británicos del general Edmund Allenby.

Tras la toma de Jerusalén, los ejércitos occidentales se dirigen al Jordán, a la zona del Mar Muerto, como antiguamente hicieran los romanos. La llamada “Ocupación del Valle del Jordán”, incluyendo la zona de la antigua Masada, ocurrió en 1918 tras la caída de Jericó. Esto es sobre el año 73 según nuestro método.

La llamada “Campaña del Sinaí y Palestina” tuvo su último acto en 1918. La batalla definitiva se llamó “La batalla de Meguidó”, pues tuvo lugar en ese histórico lugar llamado Har Meggido en hebreo.

En el siglo I, aproximadamente 1.000.000 de judíos murieron. Estos acontecimientos dieron origen a la llamada “diáspora” o dispersión de judíos.

No he podido conseguir datos específicos de la I Guerra Mundial en Palestina. Pero en Oriente Medio en general hubo unos 5.000.000 de muertes incluyendo civiles y descontando las de los Aliados. La “Declaración de Balfour” de 1917, dio origen a la creación del Estado de Israel y a la consecuente diáspora de palestinos, llamada “Nakba” o “desastre”, porque ya van casi 1.000.000 según fuentes palestinas. Igualmente, parece producirse un paralelo éxodo de judíos que viven en países árabes y musulmanes, donde desde los años 40 se cuentan ya entre 900.000 y 1.000.000. ¿Estamos viviendo la diáspora de nuestro siglo?

Los arcos del triunfo

En Roma se alzó un arco del triunfo en honor a Tito, el conquistador de Judea, y se emitieron monedas con la inscripción “IVDAEA CAPTA” o “Judea conquistada”. En este arco romano, se ve a los ejercitos occidentales llevándose el mobiliario sagrado del Templo.

De modo parecido, numerosos arcos del triunfo se alzaron en Occidente en honor a los combatientes de la I Guerra Mundial, concretamente en Inglaterra y Estados Unidos.

Los que he podido encontrar son los “victory arch” de Madison Square (Nueva York ,1918), el de Virginia (1918), el de Louisiana (1919) y el de Rosedale (Kansas, 1923-24).

En Londres hallamos el de la estación de Waterloo, de 1922. En él, una Niké o diosa alada de la victoria, guía a las tropas de estos nuevos “romanos” británicos.

Esta misma Niké o victoria es la que aparece en el relieve del arco de Tito, guiando a los antiguos romanos en la ya repetida batalla de Jerusalén.

Adnhistoriadelarte.com                              JOB FLORES FERNANDEZ 2014 (C)

SPENGLER Y “LA DECADENCIA DE OCCIDENTE”

splenguer

Oswald Spengler (1880-1936) fue un filósofo e historiador alemán que creó un modelo de historia cíclica. Su obra más conocida es “La decadencia de occidente” (1918-1923), compuesta de dos tomos.

A continuación remito el resumen que en Wikipedia se hace sobre esta obra.

Por los comentarios que añado se puede ver que, aunque no he leído aún esta publicación, mis conclusiones son muy parecidas a las de Spengler. La diferencia es que mi método no solo es un esbozo, sino que hablamos de un patrón fijo de tiempo. Es una concreción científica del boceto de historia cíclica de Spengler.

Una cultura: un ciclo de cuatro fases

El resumen comienza así:

“Spengler presentaba la historia universal como un conjunto de culturas (…) que se desarrollaban independientemente unas de otras –como cuerpos individuales- pasando a través de un ciclo vital compuesto por cuatro etapas: Juventud, Crecimiento, Florecimiento y Decadencia, como el ciclo vital de un ser vivo, que tiene un comienzo y un fin determinados.”

En nuestro método, este es un ciclo fijo con un número exacto de años. Para no entrar en detalles, diremos unos 2.000 años aproximadamente.

En este sistema particular, hemos llamado a las fases: 1) Formativa, 2) Apogeo, 3) Decadencia y 4) Descomposición. Como vemos los nombres y el concepto son muy similares a los de Spengler.

Todas las culturas presentan un patrón semejante

“Además, cada una de las etapas que conformaban el ciclo vital de una cultura presentaba, según el esquema spengleriano, una serie de rasgos distintivos que se manifestaban en todas las culturas por igual enmarcando los acontecimientos particulares.”

Publicamos una serie de artículos donde es evidente que desde América a la China, personajes tipo y sucesos similares se repiten. Un ejemplo notable es la lucha entre el poder político y el religioso, que es a misma en el occidente católico (emperador/papa) que en oriente islámico (sultán/califa).

La nota novedosa que añadimos a Spengler, es que esos sucesos similares a todas las culturas se repiten al mismo tiempo, como vimos en el artículo sobre los “Maquiavelos” de la historia.

Se pueden predecir tendencias generales por comparación con el pasado

“Con base en este esquema y aplicando un método que él llamó la “morfología comparativa de las culturas”, Spengler proclamó que la cultura Occidental se encontraba en su etapa final, es decir, la decadencia y afirmó que era posible predecir los hechos por venir en la historia del occidente.”

Efectivamente, Occidente según nuestro método, también ha pasado ya la fase de Apogeo, y ha entrado en la de Decadencia. En unos 2.000 años divididos en 4 fases de unos 500 años, el punto de viraje es el siglo XX.

– La fase Formativa sería para no detallar más, desde el año 1000 hasta el 1500 aproximadamente, cuando se forman los países europeos.

– La fase de Apogeo, fue del 1500 al siglo XX aproximadamente, cuando Occidente “colonizó” el mundo.

– Y desde el fin del siglo XX, comenzó el proceso llamado de Decadencia. Es así porque comenzó la “descolonización”. Este retroceso no se refiere únicamente a la independencia de colonias extranjeras, sino a la propia descomposición de los países occidentales debido al creciente nacionalismo interno.

Llegar a estas conclusiones es sumamente sencillo si comparamos nuestra civilización con la muy parecida de griegos y romanos en la Antigüedad Clásica. Aunque nuestro método precisa años con exactitud, haremos un esbozo general:

– Su etapa Formativa duró también unos 500 años. Ocurrió desde el inicio de la unificación con motivo de la primera olimpiada cerca del 800 a.C. hasta el año 300 a.C.

– Su etapa de Apogeo, iría por lógica y aproximadamente desde el 300 a.C al siglo II d.C.

En el 300 a.C. Comenzó el “helenismo” o expansión de la cultura griega, luego romana, al mundo conocido de entonces. Se las llamó “helenización” y “romanización”.

– Desde el siglo II d.C comenzó la fase de Decadencia, donde Roma dejó de conquistar y comenzó a fragmentarse.

Como pretendía Spengler, predecir de manera general estas tendencias culturales sería posible. Dimos una muestra de ello con el artículo que publicamos sobre la independencia fallida de Escocia antes de que se produjera la consulta.

Estoy seguro de que la lectura de la obra de Spengler será muy interesante para el progreso de nuestro método. Este artículo abre una nueva temática sobre otros autores que abogan por una visión cíclica de la historia.

Adnhistoriadelarte.com                                 Job Flores Fernández (c) 2014

EL CALIFA Y EL SULTÁN O EL SULTÁN Y EL CALIFA

sultan califa
EL CALIFA Y EL SULTÁN, O EL SULTÁN Y EL CALIFA

Hace tiempo escribimos un artículo en el que mostramos que el poder civil y el religioso eran opuestos, y se alternaban según un margen fijo de tiempo.
Lo ilustramos a través de los personajes del “emperador” y del “papa”.
El “emperador” representa al poder político o civil, y el “papa” al poder religioso.

Vimos que a la caída del “emperador” romano, el “papa” se hizo con el poder político, y entramos en la Edad Media. Luego, observamos que el “emperador”, o poder civil, fue ganando terreno poco a poco al religioso, y entramos así en la Edad Moderna. La Edad Moderna no es sino un renacer de la cultura clásica civil, la de Grecia y Roma.

El califa y el sultán (VII-XV)
Este margen de tiempo exacto que descubrimos en el artículo “El Emperador y el Papa”, es aplicable a otras religiones y sistemas de gobierno.
Ahora analizamos el caso del Islam. En esta cultura, al “papa” lo llamaremos “califa”, y al emperador, “sultán”.

El “califa” representa la máxima autoridad, religiosa y política. El término “califa” significa “sucesor”, esto es, del profeta Mahoma. Algunos de los requisitos iniciales para ser califa, según leemos en es.wikipedia.org, eran: ser árabe, y de la familia del profeta Mahoma. El califa a menudo designaba “emires” o delegados provinciales. “Emir” deriva de la raíz “mandar” y se traduce a veces como “príncipe”. De ahí que al califa se le designe como “Amir al-mu’minin”, es decir, “emir” o “príncipe” de los creyentes.

El “sultán” representa la autoridad civil, como la de un rey o monarca. En árabe significa “el que tiene el poder”. Generalmente fue dado a los militares turcos. En principio, durante la Edad Media islámica, el sultán ejercía el poder bajo la autoridad del califa, pues el sultán no tiene poder religioso. Es similar a lo que ocurría en la cristiandad, donde el emperador gobernaba bajo la autoridad o con el beneplácito del papado.

El poder califal sobre los estados civiles empezó en el siglo VII con los sucesores del profeta Mahoma, siendo el califato de Bagdad el más duradero y prestigioso. En la cristiandad ocurría algo similar, cuando los reinos occidentales habían reconocido el poder espiritual del papa de Roma. El papa Gregorio Magno (VII) parece ser que fue el primero en ostentar el título de Sumo Pontífice.

O el sultán y el califa (XVI…)
Vimos, que en el Renacimiento (XVI), como era de esperar según nuestro método, el poder civil se impuso al religioso. Fue un largo proceso desde la “Querella de las Investiduras” (1075-1122) del siglo XI. Luego, en el siglo XVI, estalló la Reforma y los gobernantes se desligaron del poder religioso.
El caso más notable fue el de Enrique VIII (reinado 1509-1547), que se desligó totalmente del poder papal, separando a la Iglesia Anglicana.

¿Ocurrió lo mismo en el islam?
Lo mismo y al mismo tiempo. Sobre siglo XI, en paralelo a la primera disputa entre el emperador y el papa, aparece el primer sultán, de origen turco. Se llamaba Mahmud (reinado: 997-1030), de la dinastía Gaznávida de Afganistán. En 1037, el Sultanato Selyúcida. Y poco después, en 1077, el Sultanato del Rüm, en lo que hoy es Turquía.

Y ya en el siglo XVI, como en la cristiandad, el sultán se impuso al califa.
Se llamaba Selim I (1512-1520), era el sultán otomano o turco. Su vida corre en paralelo a la de Enrique VIII. Selim no era árabe, ni descendiente de Mahoma: era turco.
Pero se hizo con la autoridad religiosa, al hacerse nombrar “califa”. Por primera vez en el islam, el poder civil tomaba control del religioso, como pasaba igualmente en la cristiandad. Acababa de aparecer un califato dominado por el sultán, el “califato otomano” (1517-1924). El último califa árabe, proveniente de Bagdad, estaba afincado en Egipto. Éste cedió al sultán turco el manto y la espada del Profeta. Estos eran los símbolos del poder supremo, religioso y civil. Hasta el día de hoy se encuentran en el palacio Topkapi de Estambul (Turquía).

¿El fin del califato?
Vimos que el siglo XX fue la época en la que el poder civil prácticamente acabó con el religioso. Los Estados Pontificios fueron anulados (1870-1929), y el papa desposeído de su último reducto de poder político. Más tarde, este se le devolvería parcialmente en la forma del Estado de la Ciudad del Vaticano.

El califato, “papado islámico”, sufrió una crisis similar cuando el califato otomano, el último y que difería del original, fue formalmente anulado en 1924. También desaparece el título de “Jerife de la Meca”, descendiente del profeta Mahoma que velaba sobre este sagrado lugar.

Pero pasado este punto extremo, la historia comienza a dibujar su círculo de nuevo.
Es curioso que al presidente actual de Turquía, Erdogan, se le esté tachando de apuntar maneras autoritarias y religiosas. La construcción de un palacio como residencia presidencial en una democracia, y el impulso dado a la religión musulmana en un país laico, han hecho surgir numerosos titulares. Algunos de ellos como “(…) un moderado que quiere ser el “sultán” de Turquía” (La nación.com); “Erdogan, un sultán a la deriva” (El País.com); “El nuevo palacio del sultán Erdogan” (el confidencial.com); “¿El próximo sultán?” (economist.com), etc. A esta avalancha hay que sumar las caricaturas donde el presidente aparece vestido de sultán.

Justo también cuando parecía que el califato nunca más volvería, líderes religiosos del islam vuelven a poner al poder civil bajo su tutela.
Desde 1979, en Irán la autoridad suprema depende del “ayatolá” o máximo líder religioso de la rama chií del islam. Y en Afganistán, llegó a crearse un “emirato islámico” (1996-2001) por los fundamentalistas talibanes.
El fenómeno del “califato” ocurre ahora principalmente en Nigeria y sobre todo en el reciente “estado islámico” de Siria e Irak. Este último “califa”, llamado Ibrahim, cambió su nombre al de Abu Bakr. Según es.wikipedia.org, esto lo hizo en honor a “Abu Bakr as-Siddiq el primer Califa del Islam, suegro del profeta Mahoma, y a su vez el iniciador de la serie llamada “de los califas ortodoxos””.

Parece que la historia sigue su incansable ciclo. No es ahora el “sultán” turco el que ha iniciado la ofensiva contra el “califa” de Bagdad. Al contrario que antes, es ahora el “califa” de Bagdad, el que ha iniciado la guerra contra el “sultán” de Turquía.
Como se puede leer en la página de noticias de rtve.es, una vez más, “la intervención de Turquía es decisiva para frenar al Estado Islámico”. Ojalá termine pronto esta sinrazón de guerras y terrorismo.

Adnhistoriadelarte.com                                                              Job Flores Fernández 2014 (c)

HITLER, DOMICIANO Y LAS MOSCAS

domiciano copia

En nuestro método histórico, todos tienen su paralelo. Ni una mosca se escapa, como veremos.
Los personajes paralelos que presentamos hoy son Hitler, el dictador alemán; y su homólogo de hace casi 2.000 años, el emperador Domiciano.
Según el cálculo que aplicamos sistemáticamente a todos los personajes y situaciones históricas, sus vidas fueron paralelas.

1. Las fechas.
El César Domiciano Augusto Germánico, último de la dinastia Flavia, gobernó entre el año 81 y el 96 de nuestra era. Según nuestro método, su paralelo viviría aproximadamente entre 1930 y 1945.
El Führer o líder, también germánico, Adolf Hitler encaja en esas fechas, pues  gobernó desde 1933/34 a 1945.

2. La dictadura y la megalomanía.
Mientras los anteriores emperadores se conformaron con el título de “princeps civium” o el “primero de los ciudadanos”, Domiciano se designó a sí mismo “domine et deus”, esto es “señor y dios”, y fomentó el culto al emperador. Creía que su destino era liderar a Roma hacia una nueva época de gloria.
Anuló el Senado totalmente, dejando el poder en un pequeño grupo de caballeros y asesores.
Se autoproclamó “censor perpetuo”, controlando obsesivamente a los actores y prohibiendo hasta las actuaciones públicas de los mimos, por temor a que realizaran críticas solapadas contra él.

Hitler adoptó a sí mismo un titulo que ningún otro gobernante llevó antes que él, el de “führer”, esto es, caudillo o líder en sentido espiritual, político y militar de del tercer Reich o Imperio Alemán. Su saludo implicaba un reconocimiento casi divino, pues el “Heil Hitler!” significa literlamente: “Salve, Hitler”.
Estableció una implacable dictadura y persiguió a los artistas e intelectuales de su tiempo que podían criticarle.

3. Perseguidores de judíos y cristianos.
Para personajes que demandaban una adhesión total, judíos y cristianos (que adoraban a un solo dios) les eran un estorbo.

Sobre los judíos, el Talmud recoge una escena en la que un emperador sanguinario, que se entiende es Domiciano, pregunta  disimuladamente como debe hacer para eliminar a los judíos. Un consejero de palacio, llamado Keti’ah bar Shalom (se piensa que era Flavio Clemente), responde que es imposible deshacerse de ellos, para disuadir al emperador de sus planes. El emperador manda ejecutar a este simpatizante judeocristiano. Se sabe que grabó a estos con fuertes impuestos, y Eusebio de Cesarea cuenta que fueron duramente perseguidos.
Del odio de Hitler hacia los judíos, poco hay que explicar, pues unos 6.000.000 de judíos fueron masacrados en su mandato.

En cuanto a los cristianos, Eusebio de Cesarea cuenta igualmente la persecución y el maltrato que sufrieron: “En realidad fue el segundo que instigó la persecución contra nosotros, aunque su padre, Vespasiano, no había concebido nada insólito contra nosotros.” A continuación, narra el destierro del apóstol Juan durante su mandato: “Por aquel tiempo, según la tradición, el apóstol y evangelista Juan (todavía vivo) fue condenado a residir en la isla de Patmos por su testimonio del Verbo Divino.”
Hitler persiguió igualmente a los cristianos que rechazaron darle honores divinos o apoyar su política. Religiosos católicos, protestantes, y de otras confesiones fueron perseguidos bajo su dictadura. Entre ellos, el caso de los Testigos de Jehová fue especialmente notable, porque se negaron como grupo, no solo como individuos aislados, a apoyar la dictadura. Puesto que no realizaban ni tan siquiera el saludo hitleriano, unos 2.500 fueron asesinados bajo el mandato del dictador.

4. Memoria prohibida.

En sinek.es leemos lo siguiente sobre Domiciano:  “(…) ostenta el récord de ser el único emperador sobre el que el Senado emitió de manera oficial un damnatio memoriae (…) (literalmente, «condena de la memoria»). Consistia en relegar al olvido a una persona que, debido a su falta de virtudes, no merecía ser recordada. El palacio de Domiciano fue rebautizado como “Casa del Pueblo”, su nombre fue eliminado de todos los registros públicos, sus monedas fueron fundidas, y sus arcos y estatuas fueron derribados (casi todas las estatuas que han llegado hasta nuestros días se hallaban en provincias). En cuanto a sus retratos, la mayoría de ellos se retocaron (el PhotoShop de la época) para que representaran a Galba, el nuevo emperador.

Y en es.wikipedia.org leemos sobre Hitler:
“El nazismo y cualquier reminiscencia ideológica afín fueron prohibidos en casi toda Europa; de hecho no se pueden publicar textos de orientación nazi ni utilizar públicamente esvásticas y otros símbolos hitlerianos sin riesgo de cometer falta o delito punible.
La publicación del libro Mein Kampf de Hitler está prohibida en muchos países europeos, principalmente en Alemania desde 1945 “.

5. La obsesión por las moscas
Esto es una curisidad, por dar un toque de humor a tamaña tragedia.

De Hitler se cuentan al menos dos anécdotas en las que el dictador mandó al frente a algunos soldados que no habían atendido a sus ordenes de cazarle una mosca que le molestaba.
Una ocasión fue en Berlín, y nos lo cuenta Christa Schroeder. El autócrata mandó a un soldado de las SS a matarle una mosca que le molestaba. El comandante, pensando que era una broma, fingió no haber oído la orden. Hitler le grito: “¡Usted es un inútil!. (…) usted, todo un comandante de las SS ¡no puede matar ni una mosca!”. Inmediatamente fue enviado al frente ruso.

En otra ocasión, Darges, de las SS y guardaespaldas de Hitler, fue despedido y mandado al frente en Stalingrado cuando no obedeció la orden del dictador de cazarle otra mosca.
Ante la orden de exterminio de la mosca, Darges en tono bromista, respondió que al tratarse de un asunto aéreo, era mejor que le encargara esa misión a la Luftwaffe (fuerzas aéreas). Hitler respondió: “Si no es capaz de mantener a distancia ni una mosca, eso significa que no necesito un guardaespaldas como usted (…) Deberías estar en el frente del Este”.

Lo curioso, es que los hombres de Domiciano también hacían bromas respecto a la obsesión del emperador por las moscas.
Suetonio cuenta que Domiciano estaba tan obsesionado con las moscas, que se encerraba a diario durante horas para cazarlas y traspasarlas con un punzón.
Esto causaba comentarios burlescos entre sus hombres de confianza.
Cuando a uno de ellos (llamado Quinto Vibio Crispo), se le preguntó que si había en la habitación alguién con el emperador, él respondió: “ne quidem musc”, esto es, “ni una mosca”.
Esperemos que Quintio Vibio Crispo, por su broma sobre las moscas, no fuera también enviado al “frente del Este” de su tiempo, esto es, en la guerra de Domiciano contra los dacios.

En conlusión, vemos una vez mas que hasta los dictadores, y hasta sus moscas, tienen su paralelo en el ciclo histórico. “Ne quidem musc” (“ni una mosca”), escapa al ciclo de repeticiones de la historia.

adnhistoriadelarte.com                                                                 Job Flores Fernandez 2014 (c)